martes, 2 de abril de 2013

Carta abierta a Corina Porro (Corrupción PPdG, 1).

Estimada Corina Porro:
(Como nos conocemos personalmente estimo que nos podemos tutear).
Te hiciste famosa cuando en 1999 Fraga te nombró Conselleira (de Asuntos Sociáis, una consellería creada ad hoc para ti), y cuando a finales del 2003 llegaste a ser Alcaldesa de Vigo. Al año siguiente fuiste elegida presidenta del Partido Popular en Vigo. En 2007 perdiste las elecciones municipales, y aunque habías dicho que ibas a seguir trabajando en Vigo, abandonaste tu puesto de concejala electa. Muchos consideran que quien hace eso comete un fraude a sus votantes, a quienes ha pedido su confianza y su voto para que les represente en las Instituciones: es una corrupción de la democracia ¿tú qué opinas? Tu prestigio político era grande, y por tanto tu responsabilidad; y como persona pública que eres tienes que responder de tus actuaciones públicas ante la sociedad.
En 2008 fuiste elegida Senadora, cargo que también abandonaste (dejando a la provincia de Pontevedra sin un Senador), y también fuiste en el nº 2 de la lista del PP para ser elegida Diputada Autonómica en 2009, cargo que también abandonaste para ser nombrada por Feijóo Presidenta de la Autoridad Portuaria. Allí organizaste y pasaste a presidir la Fundación Puerto de Vigo (FPV), uno de esos chiringuitos que el Presidente de la Xunta había dicho que iban a desaparecer). A esa Fundación es difícil reconocerle alguna actuación útil, pero lo que está claro es que manejó de manera oscura mucho dinero, que se sepa más de 1 millón de euros, provenientes de aportaciones de empresas y de subvenciones oficiales. Hay quien piensa que todo ese dinero se usó ilegalmente para pagar favores y para financiar tu campaña electoral (¿fue así, o quién se lo quedó?). Pero cometiste el error de nombrar Gerentes de la FPV a dos tipos honrados, que cuando vieron el chanchullo que os habíais montado los del PP de Vigo (Carlos Mantilla es uno de los involucrados) lo denunciaron a Feijóo y a Alfonso Rueda (máximo responsable jerárquico de la FPV). La cúpula del PP decidió encubriros, y sólo se os ocurrió inventar una reunión inexistente y falsificar un acta para poder justificar vuestros manejos económicos ilegales. Pero uno de los supuestos asistentes a esa reunión (un empresario del patronato de la FPV, que por atreverse a decir la verdad llevando la contraria a la cúpula del PP demuestra tenerlos muy bien puestos) ha declarado que aunque lo ponga en ese acta, él no fue a esa reunión.
Los ex Gerentes han presentado una demanda y el juez está investigando. Tú, Corina, ya has ido a declarar como imputada: pero te has negado a responder a las preguntas de los abogados. Y al salir del juzgado y ser preguntada por la prensa, sólo se te ocurrió decir que los demandantes eran unos sinvergüenzas. Si no tienes nada que ocultar ¿por qué no contaste la verdad? Yo supongo que la cúpula del PP estará intentando que el escándalo de la FPV no salga a la luz, usando todas sus influencias para que no se investigue y para que los jueces archiven las demandas.
A pesar de todo el dinero negro disponible para la campaña no conseguiste mayoría en las elecciones de mayo de 2011. Y volviste a incumplir tu palabra de seguir trabajando por Vigo: “me presenté a unas elecciones municipales y voy a continuar; tomaré posesión, estaré al frente del partido, seré la portavoz municipal y Chema Figueroa el viceportavoz”, manifestaste a Faro de Vigo en la primera entrevista publicada tras la derrota. Pero no cumpliste tu palabra.

Un mes después Feijóo te nombró Presidenta del Consello Económico e Social, un puesto en Santiago (supongo que irás en coche oficial con chófer ¿es así?) en el que cobras más que el propio Presidente, en un chiringuito que la mayoría de la gente piensa que no sirve para nada (incluso en Castilla la Mancha el PP ha llegado al poder y lo ha liquidado). No parece además que estés muy cualificada para ocupar ese puesto, pues no eres jurista ni economista sino Auxiliar de Enfermería (aunque en bastantes sitios figuras como Enfermera: quizá tus asesores de marketing piensan que se puede poner cualquier cosa para obtener mejor imagen: pues recuerda que un parlamentario inglés ha tenido que dimitir por mentir sobre quién conducía su coche). Y para poder ocupar ese puesto en el Consejo Económico y Social has vuelto a abandonar tu escaño de concejala electa (ni lo llegaste a ocupar: probablemente los vigueses que votaron al PP tendrán en cuenta esa reincidencia, y se lo piensen mejor la siguiente vez), y además has tenido que causar baja en el Partido Popular, pues el reglamento del CES establece que su presidente no puede ser de ningún partido: el espíritu y el objetivo de ese reglamento es garantizar la independencia del CES, y por lo tanto debe elegirse a alguien que no sea de ningún partido; por lo tanto que alguien (tú o cualquiera) se dé de baja de su partido para ocupar ese puesto es un fraude y una inmoralidad, aunque sea legal; y desprestigia a la propia institución. Quizá tus amigos del PP te han clavado un puñal en la espalda al darte un puesto que te obliga a dejar el Partido: porque si dentro de poco eres condenada por el asunto de la Fundación Puerto de Vigo, Feijóo y su equipo dirán que no eres militante del PP, y a lo mejor hasta dicen que no te conocen (como hicieron con Pablo Crespo) y si “cantas” probablemente te pongan ellos mismos una denuncia (como hicieron con Bárcenas).
¿Qué me puedes responder a todo esto, Corina? Si es verdad lo que se ha publicado (en lo que baso mis acusaciones) y no has desmentido, tienes que dejar tu cargo en el CES, retirarte de la política, pedir perdón y afrontar tu defensa: sólo deseo que se haga justicia, ni más ni menos. Y si no es verdad, te pedimos explicaciones y debes darlas.

Para mí no eres más que un exponente de la corrupción institucional que reina dentro del PP; pero tras bastantes años de impunidad y prepotencia ha llegado la hora de que se sepa toda la verdad, y de poner a cada uno en su sitio.
Dice el refrán que lo cortés no quita lo valiente: un cordial saludo: Pedro Larrauri.

2 comentarios:

  1. Un día llegó un sobre a la Fundación Puerto de Vigo con 60.000 euros; lo recibió el Gerente, que cuando muy extrañado fue a preguntarle a Corina Porro qué significaba eso, Corina, con cara de susto y miedo, le contestó: "dame, dame, y olvídate del asunto ¿alguien más sabe de la existencia de este sobre?..."
    Y después se atreve a llamar sinverguenzas a los que le denunciaron: qué cara tienen algunas!

    ResponderEliminar
  2. ¿Y qué se puede decir de los 400.000 euros que la Porro gastó en amueblar su despacho de Vigo cuando fue Alcaldesa? ¿Despilfarrar el dinero de los vigueses no es corrupción? Y si era legal, los que hicieron las leyes que lo permiten son también corruptos y deben ir a la cárcel, y por supuesto no volver a presentarse en ninguna lista electoral. Han saqueado la Nación, son lo peor de lo peor.

    ResponderEliminar