viernes, 4 de julio de 2014

Mal gobierno y despilfarro del Alcalde de Vigo: se gastó cerca de un millón de euros en un camión de bomberos que no ha servido para nada.

   En diciembre de 2008 el Alcalde de Vigo, el socialista Abel Caballero, decidió comprar un camión de bomberos con una escalera que alcanzaba los 55 metros de alto. El precio que pagó, según apareció publicado, fue de 878.000 euros (VER), aunque poco después de comprarlo el camión se averió y hubo que llevarlo al país de origen, Finlandia, para arreglarlo: no se ha publicado lo que costó ese viaje y esa reparación. También se supo que el precio que había pagado el Ayuntamiento de Vigo fue 88.000 euros más que los que pagó el Ayuntamiento de Valencia por el mismo modelo de camión comprado en esas mismas fechas (VER).
   Todo ese gasto ha sido un absoluto despilfarro, pues el camión no ha servido para nada, salvo para que Abel Caballero saliera en aquellas fechas los medios de comunicación, presumiendo de que en Vigo teníamos la escalera más larga de la Unión Europea (sólo superada por una de Moscú), de que Vigo se ponía en la vanguardia en este tema y que merecía la pena hacer ese gasto "por la seguridad de los ciudadanos" (VER).
   El camión que hemos pagado todos los vigueses, de 36 toneladas de peso, 12 metros de largo y dos y medio de ancho, ha resultado inoperativo en la práctica: por su lentitud de maniobra, porque no puede usarse en las calles estrechas, irregulares y empinadas de Vigo, y porque en cuanto hace viento la escalera y la cesta es incontrolable. Según me han informado, la compra la decidió la Alcaldía de Vigo sin tener en cuenta la opinión contraria de los técnicos del parque de bomberos, que desde el primer momento se quejaron al Concello sobre los problemas del camión, sin obtener respuesta (VER); algunos bomberos calificaron la compra de ese camión como de gasto inútil (VER).
   Un asunto relacionado es el de algunas nuevas plazas de Vigo construidas sobre aparcamientos subterráneos, en donde en caso de incendio (u otros siniestros) los camiones de bomberos no podrían acceder debido a que los responsables municipales no tuvieron en cuenta la resistencia del suelo. Es indudable que Abel Caballero es el responsable de haber dejado a centenares de vigueses desprotegidos en ciertas emergencias... Así ocurre en las plazas de As Palmeiras, y sobre todo en la de A Miñoca, cuyo suelo sólo resiste 7.500 Kg de peso: por lo que en caso de incendio en alguno de los muchos edificios que la rodean sólo podrían entrar vehículos auxiliares de bomberos, de los que no llevan agua ni escaleras (VER): antes de que ocurra una desgracia, el Concello de Vigo tiene que resolver ese problema que ellos mismos ha creado con su irresponsabilidad. Pero pienso que lo lógico y justo sería que esa rectificación (reforzar el suelo) la paguen los políticos responsables (en este caso irresponsables).
   Acabo con algo menos trágico, pero que también relaciona a los bomberos con una política socialista gallega: María José Caride; en verano de 2007 siendo Conselleira de la Xunta de Galicia, consiguió llenar de agua la piscina privada de su chalet de veraneo "con la ayuda" (seis viajes tuvo que hacer) del camión cisterna de Protección Civil del ayuntamiento de Camariñas (VER). Así son los políticos cuando detentan el poder: se creen los dueños de todo, piensan que el dinero que manejan es suyo, y que pueden hacer con todo lo público lo que les de la gana. Por suerte, ese ciclo está llegando a su fin.

No hay comentarios:

Publicar un comentario