jueves, 2 de abril de 2015

Vetado injustamente y con mentiras por el alcalde: no me dejaron entrar en el Pleno del Concello de Vigo.

Esperando para entrar en el Pleno.
Yo salgo al fondo, con gorra.
A Arturo, con corbata y también de Xuntos,
tampoco le dejaron entrar.
   Este lunes anulé mi consulta y madrugué para asistir al Pleno del Ayuntamiento de Vigo. Pero no me dejaron entrar.
   Al identificarme enseñando el DNI, la Policía Municipal comprobó que estaba en una "lista negra". Me invitaron a pasar entonces al despacho contiguo, donde me entregaron un escrito por el que me notificaban que tenía prohibido el acceso a los Plenos que pudieran celebrarse durante los meses de marzo y abril. 
   La resolución estaba firmada por el Secretario general del Pleno, el Sr. José Riesgo, y emanaba de "la Alcaldía-Presidencia de la Ciudad de Vigo": que viene siendo nuestro "querido" alcalde. Está fechada el 24 de marzo, y me atribuye ser uno de los responsable de los hechos que, según dice el documento, "impidieron el normal desenvolvimiento del pleno celebrado en fecha 23.02.2015". Y esos hechos se consignan de manera general en la notificación, diciendo que "determinadas personas profirieron expresiones despectivas a los concejales, alteraron el normal desarrollo de la sesión plenaria, y desobedecieron indicaciones de los policías presentes en el salón". Eso es mentira.
   La policía presente en ese Pleno de febrero no nos hizo ninguna indicación a ninguno de los asistentes. Y el Pleno se desarrolló con normalidad. Es cierto que durante algunos momentos del mismo se profirieron desde las bancadas del público gritos y consignas, tanto por parte de los partidarios del alcalde (y contrarios a los grupos de la oposición), como por parte de ciudadanos críticos, que protestábamos por diversos motivos, por ejemplo contra las restricciones en el tratamiento de la hepatitis, o pidiendo una comisión de investigación sobre los casos de enchufismo en las contrataciones del Ayuntamiento. Y es cierto que en un determinado momento, en el que discutían airadamente dos mujeres (una a favor y otra en contra), el Alcalde advirtió a los presentes que si seguían los gritos mandaría desalojar la sala. Pero se calmaron los ánimos y el Pleno continuó y terminó con la acostumbrada normalidad, y sin más advertencias del alcalde-presidente del mismo.
   Es falso que aquel Pleno no se desarrollara correctamente, y mucho más mendaz y cínico afirmar, como hace en su escrito el secretario Sr. Riesgo, que "quedó constatada la voluntad de determinadas personas de alterara el normal funcionamiento de los órganos municipales, específicamente del Pleno". El Secretario del Concello parte de datos falsos o exagerados improcedentemente, para interpretar después erróneamente la voluntad de los ciudadanos que asistimos a aquella reunión. En cualquier caso los ciudadanos tienen derecho a asistir al Pleno sea cual sea su intención: si se les sanciona, no puede ser en base a paranoias o miedos, en plan "ataque preventivo", sospechando que van a hacer algo malo, sino en todo caso por algún hecho concreto que hayan hecho. Por mi parte, aseguro que mi asistencia a aquel Pleno pretendía todo lo contrario de lo que sospecha la voz del alcalde: lo que quería era que nuestros representantes políticos, elegidos por los vigueses, cumplieran su función y debatieran y dieran explicaciones sobre los graves y escandalosos casos de enchufismo en las contrataciones, y específicamente sobre el caso de la cuñada de la teniente de Alcalde Dña. Carmela Silva, que ha ocasionado la imputación de cuatro personas (tres de ellas altos funcionarios del Concello), asunto sobre el que ninguno de los 27 Concejales quiso hablar aquel día, dando a entender que pretenden encubrir irregularidades que todos ellos han cometido.., porque de otra manera no se explica su vergonzoso silencio. Se debe recordar que la asociación Xuntos a la que pertenezco promovió la investigación del Fiscal sobre contratos irregulares, y que una vez abierto el expediente judicial solicitamos al Concello intervenir en el Pleno, y también pedimos formalmente a los grupos popular y nacionalista que solicitaran juntos una comisión de investigación. Pero no recibimos respuesta.
   Me entristece y preocupa la falta de respeto a la verdad y a los ciudadanos de nuestros representantes en el Concello. Y con sus últimas actuaciones me causan la impresión de que utilizan a los funcionarios para encubrir sus corrupciones. El Sr. Riesgo fue quien hizo un informe deplorable para tratar de impedir que saliera adelante la petición del PP y del BNG de convocar un Pleno Extraordinario sobre el asunto de los enchufes. Al final los Populares insistieron, y lo han celebrado... pero durante 15 minutos, y para que un concejal socialista no diera ninguna explicación y se dedicara a hablar de cosas que pasan fuera de Vigo. Ha sido puro paripé: algo ridículo y vergonzante, para cubrir el expediente... y ellos lo saben. Parece que nadie quiere tirar de la manta, porque debe haber mucha basura debajo de las tres alfombras.
   No puedo dejar de recriminar al Sr. Riesgo su mala educación, y el desprecio mostrado a los ciudadanos a los que ha sancionado con su peculiar "Ley Mordaza": ha burlado el estado de derecho y ha abusado del estado policial; y además de la indefensión sufrida, nos ha causado un perjuicio al hacernos cambiar inútilmente los planes personales de ese día, y tener que madrugar para estar en el Concello a las siete y media de la mañana para tratar de asistir al Pleno. Porque hubo ciudadanos que fueron al Concello pero no pudieron entrar, al llenarse el aforo, debido a la negativa del Alcalde a celebrar el Pleno en el auditorio, y por la petición que hizo a sus palmeros y forofos de que asistieran al acto, para tratar de encubrir o silenciar la protestas de los ciudadanos vigueses..., Con lo que demuestra indirectamente Don Abel Caballero que ni siquiera quiere que se escuche la voz de los que le pedimos explicaciones: como todos los dictadores, suple su falta de democracia con un populismo que a muchos (incluidos vigueses socialistas) nos resulta cada vez más vomitivo.
   Impresentable el Sr Riesgo. Impresentable el alcalde-presidente del que recibe órdenes. Impresentables todos los Concejales de Vigo. Me avergüenzo de vivir en una ciudad con un nivel democrático tan ínfimo. Pero estoy dispuesto a seguir luchando para echarlos a todos, y para exigir dignidad y buen hacer a los que ocupen su lugar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario