viernes, 31 de julio de 2015

Carmela Silva engaña a miles de vigueses, que responden a sus mentiras con aplausos (y además le votan).

Besteiro, Sánchez, Caballero y Silva,
4 grandes del PSOE, hace 2 meses en Vigo.
 Carmela Silva, la inseparable número dos de nuestro alcalde, fue la primera en intervenir en el mitin de fin de campaña del PSOE, celebrado el 22 de mayo en la Plaza de la Independencia de Vigo, con la presencia del líder nacional del partido, Pedro Sánchez, y del líder gallego José Ramón Gómez Besteiro.
   La que desde hace unos días es Presidenta de la Diputación de Pontevedra se dedicó a elogiar desaforadamente a Abel Caballero (llegó a decir que el alcalde paseaba tanto por la ciudad hablando con los vigueses que prácticamente nos conocía a todos y cada uno de nosotros por nuestro nombre: en ese momento Pedro Sánchez puso cara de buscar la cámara oculta); y Silva también se dedicó a criticar a la candidata del PP, Elena Muñoz. Y dijo en tono despectivo: "A Abel caballero le conoce todo el mundo en Vigo; en cambio a la candidata del PP no la conoce nadie, ni la quieren conocer".
   En un momento determinado Carmela Silva contó que Elena Muñoz había propuesto, en su campaña electoral, crear un billete cultural para entrar en los museos de la ciudad con descuento, y Carmela dijo que eso demostraba que la candidata popular no se enteraba de nada de lo que pasaba en Vigo, porque -según afirmó con énfasis y sorna- "los museos de Vigo ya son gratuitos".

   El pasado fin de semana fui, con familia y amigos, al Museo del Mar de Vigo: la entrada me costó tres euros. Pregunté desde cuándo cobraban, y me confirmaron que llevan años haciéndolo. También he comprobado que otros museos de Vigo (no todos) cobran entrada para ser visitados (Verbum, Liste,...).
   Carmela Silva mintió en aquel mitin: los museos de Vigo no son gratuitos (al menos no todos), y un billete conjunto supondría un ahorro y un estímulo para visitarlos. Pero mintió con tanta seguridad y convencimiento, que en vez del abucheo del público provocó sus aplausos, junto a las risas burlonas dirigidas contra la candidata del PP. El público votante del PSOE allí presente demostró su palmerismo: masas dirigidas al servicio del poder, estómagos agradecidos, gregarios acríticos, defensores de la indecencia...
  
   Es preocupante vivir en una ciudad donde tantas personas demuestran un nivel democrático tan precario o inexistente. Lo normal y deseable sería que la mayoría de los habitantes de Vigo fueran personas razonables, situadas en el ámbito de la justicia y de la democracia, y que estuvieran bien informadas. Si así fuera, no se les ocurriría votar a un partido dirigido por personas que mienten una y otra vez, que no paran de hacer falsas promesas y que no dan explicaciones de casi nada (como es el caso de Caballero, algo comprobado en múltiples ocasiones), que amenazan a los vecinoslos llaman nazis, y regalan a sus familiares salarios públicos por trabajos ficticios (como parece que hizo Carmela con su cuñada, y la justicia lo está investigando), que están imputados por corrupción (como Ángel Rivas, que vendía su propio hormigón al Concello), o que fueron los que dirigían las cajas gallegas y aprobaron las "Preferentes" con las que robaron los ahorros de miles de gallegos (como la nueva concejala socialista, amiga de Caballero, Ángeles Marra)...
   Es consolador pensar que sólo 72.000 vigueses (de los casi 300.000 que somos) han votado a Abel Caballero y a Carmela Silva a pesar de sus mentiras. Espero -por nuestro bien y el de la ciudad- que cada vez sean más los vigueses que detecten la falsedad de esos políticos y que actúen en consecuencia, y que no solo no les voten sino que les exijan responsabilidades por traicionar con su falsedad la confianza que el pueblo ha depositado en ellos. Ellos (Caballero y Silva) saben que se mantienen en el poder y que consiguen ser votados gracias a sus mentiras, a la compra de voluntades con favores y subvenciones, y al control que ejercen de los medios de comunicación a los que pagan (vía publicidad y otras) con dinero público.
   Los Vigueses no nos merecemos un gobierno de políticos mentirosos, y yo confío en que poco a poco toda esa casta vaya quedando en evidencia. La historia colocará a Carmela Silva y a Abel Caballero en su sitio, para vergüenza de sus seres queridos (si es que los tienen, dejando aparte el interés por gozar de sus favores).

2 comentarios:

  1. Amigo Pedro, no voy a decir ahora que la Sra. Silva sea santa de mi devoción; lo que si tengo que decir es que, cuando se escribe en un blog visitado como este y donde tantas veces arrojas reflexiones interesantes, se debe, cuanto menos, contrastar un poco las informaciones para no ofrecer a los lectores infundios o medias verdades.

    El Museo del Mar (gestionado por la Fundación Museo do Mar) es una entidad perteneciente a la XUNTA de Galicia y NO al Concello de Vigo.

    Eso es todo muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu puntualización Pablo, pero nadie ha hablado aquí de a quién pertenecen o quien gestiona los museos de Vigo.
      Al Ciudadano vigués o el turista que va ver un Museo de la ciudad le da igual que sea privado, mixto o público, y no le importa qué administración lo gestiona. Y si todos son gratis o se pueden visitar todos con una única entrada, pues aplaudirá esa iniciativa y la aprovechará.
      El Museo del Mar de Vigo es uno de los museos de Vigo, y figura como tal en la web del Concello de Vigo en el apartado Museos. Y por cierto: no dicen nada de que pertenezca a la Xunta.
      http://hoxe.vigo.org/conecenos/c_museos.php?lang=cas
      Un saludo.

      Eliminar