sábado, 12 de diciembre de 2015

¿Por qué Xuntos pide la dimisión de Carmela Silva?... Por incumplir la Ley y por mentir.

   La plataforma ciudadana Xuntos ha pedido la dimisión de Carmela Silva, Concejala de Vigo (mano derecha del alcalde Abel Caballero), Presidenta de la Diputación de Pontevedra, y Diputada en el Congreso. ¿Por qué?
   La Ley 8/2007 (conocida como la ley anticorrupción de Zapatero) exige que todos los concejales de todos los Ayuntamientos de toda España hagan y publiquen las declaraciones firmadas de sus actividades económicas y de su patrimonio. La Ley obliga a que esas declaraciones sean anuales (y actualizadas cada vez que se produzcan variaciones), y también establece que sean públicas, y que los documentos sean accesibles a los ciudadanos.
   Si un candidato no está dispuesto a cumplir con ese requisito es mejor que no se presente a las elecciones. (Hace dos meses un diputado del PP de Madrid dimitió porque no quiso publicar sus bienes). Para que un concejal electo pueda tomar posesión de su cargo debe cumplir ese requisito; y si no lo hace, está en el Ayuntamiento de forma ilegal: por lo que sus votos y firmas serían inválidos.

"Transparencia total", suele decir Abel
Caballero. Pero cuando le preguntan por
algo que quiere ocultar, no esponde.
   El 29 de octubre pasado escribí un artículo, reflexionando sobre esa cuestión, en el que denunciaba que en esa fecha en la web del Concello de Vigo sólo figuraban las declaraciones de varios ediles del PSOE (faltaba la de seis de los 17 elegidos en mayo), la mayoría de ellas firmadas el año 2011, incompletas y con inexactitudes. La declaración del Alcalde estaba fechada el año 2008 (y además no firmada). No figuraban las declaraciones de los concejales del PP ni de Marea de Vigo.
   Ese artículo fue publicado el día 30 de octubre en Noticias de Vigo. El Concello de Vigo no desmintió ni dijo nada sobre esa denuncia, pero quizá como consecuencia de la misma reaccionó, y a día de hoy están colgadas las declaraciones de todos los concejales VER. Sin embargo no vienen con la firma (lo que es ilegal), y a mi juicio están repletas de omisiones e irregularidades.
   Pero centrándonos en la declaración de Carmela Silva que se puede consultar en la web del Concello a día de hoy (en la que se afirma que fue presentada en fecha 12.06.2015, pero es seguro que al menos hasta el 29 de octubre no se publicó), la señora Silva declara que sólo tiene una casa, ubicada en Vigo, comprada en 1990 y valorada en 25.000 €; y también afirma que tiene sólo una hipoteca, en el BBVA, con un saldo pendiente de 35.500 €. No declara tener más bienes, aparte de 4.300 € depósitados en el banco, y un plan de pensiones con 27.433€.
   Pero en esa declaración omite (aunque tiene la obligación de ponerlo) que también es Diputada y Secretaria Segunda del Congreso en Madrid. Y en la declaración de bienes que hizo el 20 de noviembre de 2011 para poder tomar posesión como Diputada, (declaración que sigue figurando en la web del Congreso y que sí que aparece firmada), manifiesta que tiene dos casas, una en Vigo y otra en Barcelona, y afirma poseer sólo 10.532 € de saldo en todos sus depósitos, y no declara ningún plan de pensiones ni nada más. Y declara tener dos hipotecas: una concedida en noviembre de 1989, con un saldo pendiente de 10.000€ (se supone que es la del piso que tiene en Vigo desde 1990), y otra hipoteca más, concedida en octubre de 2006, por un valor de 570.000€, que a fecha de la firma (en noviembre de 2011) tenía un saldo pendiente de 528.000€.
   En la declaración de bienes de Carmela Silva que estaba en la web del concello firmada por ella el 9 de junio de 2011 y mantenida allí hasta el mes pasado tampoco figuraba ninguna mención ni al piso de Barcelona ni a la Hipoteca de más de medio millón de euros que entonces tenía. Se puede deducir que no estaba diciendo la verdad.

   Obligar a los políticos a hacer públicas esas declaraciones fue una medida tomada por un gobierno socialista, dirigida a la meta de acabar con la corrupción. Aunque es algo, sabemos que esa medida es insuficiente: se han confirmado bastantes casos de ediles procesados y condenados que ocultaban su patrimonio a nombre de hijos, esposas, maridos o personas de confianza.
   Algunos políticos se burlan de la ley y de los ciudadanos y, o no hacen sus declaraciones, o las presentan incompletas y falsas, incurriendo en perjurio y falsificación de documento público. ¿Qué es peor? ¿Podemos tolerar tanto desprecio?

1 comentario:

  1. Lo que dices al final queda muy claro con el ejemplo del concejal de hacienda del ayuntamiento de Estepona Francisco Zamorano, del psoe, que al final fue condenado.
    Fue un corrupto redomado, pero su patrimonio no se incrementó...
    Sin embargo la empresa de su mujer recibió cerca de 800.000 euros de "donaciones" de empresarios.
    ¿Alguien no lo entioende?
    http://www.elmundo.es/elmundo/2010/02/26/andalucia_malaga/1267174636.html

    ResponderEliminar