sábado, 10 de diciembre de 2016

Me sumo al boicot contra todos los que patrocinan ataques e insultos a España, como por ejemplo la nueva película sobre Los Últimos de Filipinas. E incluyo el boicot económico a la Iglesia Católica.

Del artículo de Elentir, citado abajo.
   A la vista del panorama, considero que España en un muy buen sitio para vivir, y que (salvando excepciones, como la corrupción) si extendemos al resto del mundo los valores que compartimos, el mundo sería mucho mejor para todos. Mucho mejor que si se impone el fanatismo, la homofobia, la violencia o la insolidaridad, por ejemplo... Y además estoy convencido de que si los españoles trabajamos unidos y arreglamos los problemas que nos afectan actualmente como comunidad social, podremos alcanzar altos niveles de progreso, más mejoras y calidad de vida para todos.
   Por eso me producen fuerte rechazo todos aquellos que se dedican a atacar a España, a falsificar su historia para denigrarnos, a fomentar la disgregación del Estado. No hemos aprendido la lección de los Reinos de Taifas (Ver artículo en este Blog). Los separatismos nacionalistas solo buscan cambiar el poder de manos, de los que lo tienen ahora (el gobierno central elegido por todos los españoles) a las manos de unos caciques locales (los líderes nacionalistas) que fomentan todo lo que es peculiar en sus regiones -especialmente el idioma, imponiéndolo para separar- y engañan a las masas con la promesa de que si les apoyan recuperarán el supuesto paraíso idílico en que vivían cuando eran un estado soberano... y mienten hablando del pasado (historia falsificada), del presente (victimistas que afirman que España es la causa de todos sus problemas) y del futuro (sin reconocer que la unión hace la fuerza y la desunión aumenta la debilidad).
En Vigo cuidamos y honramos a los soldados
que lucharon en Cuba y en Filipinas.
   La reciente película "1898: Los últimos de Filipinas" es un claro ejemplo de falta de respeto a la verdad histórica, de maniobra dirigida a manipular a la población para inculcarles el odio a España que tienen los nacionalistas catalanes, vascos, gallegos... Y asombra ver cómo se utilizar el dinero público para insultar y atacar a España. España es el único país del mundo que subvenciona oficialmente a partidos separatistas y a proyectos "culturales" que atacan al propio estado que les da de comer, o a personas que se declaran enemigos de España (como el despreciable cineasta Trueba)... Es algo esquizofrénico: esperpéntico, que diría Valle.
   No voy a repetir aquí lo que otros han escrito muy bien, dejando clara la bazofia que es esa película. El crítico de cine y capellán castrense José María Pérez Chaves la ha calificado de película adulterada y de parodia (Ver). El enlace contiene referencias a la verdad histórica de lo que ocurrió en aquel suceso en Filipinas, y a la primera película Los Últimos de Filipinas rodada el año 1945.
   Pero aconsejo especialmente leer el artículo de Elentir titulado: Los Héroes de Baler no merecen ofensas como la de "1898: Los últimos de Filipinas" (Ver)’. El famoso bloguero vigués utiliza en ese artículo los siguientes subtítulos o epígrafes: "La película oculta y deforma el papel de los frailes de Baler". "Una vergonzosa manera de retratar a los soldados de aquel asedio". "Una película que ensucia la memoria de los Héroes de Baler". "¿Qué pinta el canal de la Conferencia Episcopal patrocinando esto?"
(enlace a la noticia)
   Porque aunque cueste trabajo creerlo, esa película que presenta al fraile de Baler como un ser mezquino y depravado, drogadicto e incrédulo, y que incluye blasfemias y sexo, ha sido copatrocinada por 13TV, un canal privado subvencionado por la Iglesia Católica. Estoy seguro de que Elentir (defensor del catolicismo sin complejos) se ha mordido los labios sin expresar lo que realmente siente tras haber visto la película. Pero yo no debo lealtad a los dirigentes de la Conferencia Episcopal y no me corto: y animo a todos los españoles de bien a que no marquen la casilla del IRPF que destina parte de su contribución a la Iglesia Católica, ya que así podemos evitar que parte de nuestro dinero se emplee en insultar y en destruir España.
   Lo que está pasando nos debe animar a buscar nuevos partidos políticos dignos y coherentes a los que votar, que impidan los abusos y los insultos de nacionalistas y antiespañoles, que nos protejan legalmente de sus mentiras y de sus ataques, que nos perjudican a todos (y solo benefician a sus élites, a sus dirigentes). (En ese sentido es esperanzador ver que están surgiendo algunas iniciativas... como el partido Centrum).
   Y aparte de aumentar mi rechazo a esos partidos tradicionales y a los políticos que permiten estas injurias, personalmente boicotearé a todas las empresas privadas que participen en esos ataques, y animo a mis amigos a hacerlo. Ellos (los antiespañoles) son libres de destinar sus recursos a agredirnos como institución y como miembros de una comunidad nacional, y nosotros -los españoles-somos libres de consumir productos de empresas que nos respeten, y mejor aún: que colaboren en el esfuerzo por mejorar, de todos los españoles unidos.
   Agradeceré cualquier información en ese sentido que me facilite destinar mi dinero a lo que considero mejor para todos. Comparte si estás de acuerdo. Gracias y un saludo.

   Y los nominados, culpables de esta injuria, son...
- Iván Losada, Director general de Sony Pictures (Distribuidora).
- Enrique Cerezo, Productor.
- Los Coproductores: Manila Producciones A.I.E., ECPC y C.I.P.I Cinematográfica, con la colaboración de TVE, 13 TV y el ICAA. (En otros sitios se mencionan también a TeleMadrid y al Gobierno de Canarias).
- Salvador Calvo, Director.
- Alejandro Hernández, guionista. (Tuvo la desfachatez de declarar que la película cuenta “la verdad de una guerra, alejada de romanticismos”).
- Y los actores: Luis Tosar, Javier Gutiérrez, Álvaro Cervantes, Karra Elejalde, Carlos Hipólito, Ricardo Gómez, Patrick Criado, Miguel Herrán, Emilio Palacios y Eduard Fernández.

PD:
-Quizá te pueda interesar mi artículo: Los "nacionalistas españoles" no existen: son un invento de los verdaderos nacionalistas. Ver.
- Otro artículo sobre el tema: "Acepto entrada para la gala de los Premiso Goya, y me comprometo a abuchear a los antiespañoles", Ver.

4 comentarios:

  1. Independientemente de que la iglesia católica lo financie o no, nadie que se sienta español y ame a España puede aceptar esa película. Es una verguenza que de nuestro trabajo y de nuestros impuestos se les den subvenciones a esa panda de parásitos inadaptados: que se vayan a donde estén más agusto y nos dejen en paz; y si deciden quedarse que pidan perdon y que compensen la ofensa, o al menos que no vuelvan a atacarnos, que se queden callados, y vivan con el entredicho de su traición.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que las instituciones oficiales españolas subvencionen económicamente a quien insulta a España no se entiende. Quizá podría tolerarse (que alguien nos insulte) en virtud de la libertad de expresión, pero pagarles para que lo hagan, promoverlo o gratificarlo, es ridículo, deconcertante, incongruente e inadmisible: una absurda locura que no se debería permitir más.

      Eliminar
  2. Curioso que los españoles sientan tanta inquietud por una película sobre una de tantas absurdas guerras colonialistas españolas.
    Tranquilos que pronto no nos tendréis que soportar a los catalanes, y nosotros a vosotros tampoco.
    Que os vaya bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podemos discrepar y opinar cosas diferentes sobre si esa guerra en Filipinas se podía haber evitado y España podía haber cedido al archipiélago colonizado la soberanía voluntariamente.
      Pero el problema no es ese sino un planteamiento basado en la falsificación de la historia para denigrar a España, además de manera zafia y fuera de contexto.
      Y estaremos tranquilos cuando recuperemos la armonía fraternal: te aseguro que para la mayoría de los españoles es un placer compartir la pertenecia a una misma nación con todos los catalanes.
      Y cuando esto se arregle nos irá bien a todos. Saludos.

      Eliminar