domingo, 14 de septiembre de 2014

El autoritarismo en el partido de Rosa Díez, causante de una selección negativa por la que los afiliados que quedan en UPyD son "los peores".

   Voy a explicar en este artículo por qué estoy convencido de que los afiliados que quedan en UPyD son los peores: y es así sencillamente porque los mejores ya se han ido (o han sido expulsados) a consecuencia del autoritarismo que hay en UPyD. (Hago esa valoración teniendo en cuenta mi experiencia personal: me afilié a UPyD hace 5 años, participé activamente en su vida interna, y hace tres meses fui expulsado).
   El autoritarismo es propio de las dictaduras, y está muy mal visto en la democracia. Por eso es razonable y se entiende que ningún dirigente político que sea autoritario lo reconozca: se ven obligados a negarlo. Y eso es exáctamente lo que pasa en UPyD, donde presumen de ser un partido democrático y transparente (Ver). (Ver el refrán de la foto).
   Rosa Díez y bastantes dirigentes y "afiliados adictos" de su partido se han cabreado mucho por las acusaciones de autoritarismo (junto a las de sectarismo, de realizar injustas expulsiones de afiliados, de perseguir la discrepancia interna y silenciarla...) que les ha dirigido, en una carta abierta publicada en El Mundo el pasado 19 de agosto, su nº 1 en el Parlamento Europeo, Francisco Sosa Wagner (Ver).
   Desde UPyD han respondido, visiblemente molestos, diciendo que Sosa Wagner es un mezquino, un corrupto, un mentiroso, un traidor… y que lo que ha hecho es intolerable, una calumnia, un insulto… (Ver).
   La reacción tan arisca que han tenido ha sorprendido a muchos, y la han considerado una muestra más del autoritarismo que hay en UPyD (como ha expuesto brillantemente Federico Jiménez Losantos (Ver), quien en otras ocasiones había sido defensor de Rosa Díez y de UPyD). Rosa Díez y sus cómplices de la cúpula de UPyD han quedado en evidencia, y han perdido prestigio y apoyos sensibles (como el del periodista Santiago González: Ver). Y la crisis  que ha aflorado en el partido se ha hecho más grave cuando un buen número de dirigentes de UPyD, que debían estar mordiéndose la lengua desde hace mucho tiempo, se han posicionado, de una manera u otra, a favor de Sosa Wagner (Ver). Estoy seguro de que pronto presenciaremos la depuración "estalinista" que va a hacer Rosa, con sus napoleones orwelianos, de todos los que se han mostrado disidentes. De momento ayer se ha sabido que ya maquinan en el Parlamento Europeo para destituir a Sosa Wagner y a Fernando Maura de sus cargos de Portavoz de UPyD y de Vicepresidente del Grupo europeo ALDE, respectivamente (Ver).
   Desde hace años, cientos de ciudadanos que hemos estado afiliados a UPyD, de todos los puntos de España, venimos repitiendo la acusación, y damos fe del autoritarismo imperante en UPyD: porque lo hemos visto y experimentado, y muchas veces sufrido personalmente. La novedad es que ahora ha sido un alto dirigente de UPyD en activo quien ha lanzado las acusaciones, y que haya utilizado el altavoz de la prensa. Rosa ha dicho que al publicar su carta en El Mundo, Sosa Wagner había actuado con malas formas, de manera intolerable. Debe haber olvidado que hace ocho años ella misma, siendo eurodiputada del PSOE, publicó, también en El Mundo, una carta muy dura contra Zapatero y contra su propio partido (Ver).
Cuidadito: como algún afiliado más
diga que soy autoritaria, les echo
a Fabo, a Elvira y a Gorriarán.
   La estrategia de UPyD para echar a los afiliados que molestan.
   Rosa Díez y sus cómplices quieren imponer su voluntad a toda costa. Y por eso cuando un afiliado (que no está dispuesto a tragar, a obedecer sumisamente) cae en la cuenta de la falta de democracia interna con que funciona el partido, lo que quiere Rosa y los que mandan en UPyD es que haga una de estas dos cosas: o bien denunciarlo dentro de UPyD (algo que los que lo hemos hecho sabemos que no sirve para nada, salvo para perder el tiempo y para que te expedienten y te expulsen); o bien irse del partido: para lo cual UPyD da todas las facilidades: a cualquiera que se muestra mínimamente crítico y que exija que se cumplan los principios del Manifiesto y los Estatutos y Reglamentos, desde UPyD se le dice: “si no te gusta cómo hacemos las cosas en UPyD, no nos incordies: lo que tienes que hacer es marcharte” (como me dijo en una asamblea de Afiliados en Pontevedra, hace dos años Carlos Martínez Gorriarán: Ver). Otro argumento usado por el nº 2 de UPyD, mano derecha de Rosa Díez, es decirle a los afiliados que protestan: "Yo he montado este partido: si no te gusta te vas y te montas otro".
   Mucho afiliados se marcharon del partido al escuchar esas invitaciones a marcharse, y al suponer o comprobar que no iban a conseguir arreglar nada poniendo denuncias internas ante los órganos de Control de UPyD (que están controlados por los mismos dirigentes que rodean y protegen a Rosa Díez y que son un puro paripé: Ver), y porque la gran mayoría de los ciudadanos que se afiliaron (que nos afiliamos) a UPyD eran personas con su vida ya resuelta, que se implicaban por primera vez en política sin ambiciones personales, con ganas de colaborar altruistamente para mejorar la vida política española en un partido nuevo que se ofrecía como una alternativa distinta y regeneradora..., pero que no estaban dispuestos a perder tiempo luchando contra unos políticos profesionales (con Rosa como máximo exponente) que controlaban férreamente la estructura de un partido que no era por dentro como decía ser.
   Los afiliados que tras ser conscientes de la realidad interna de UPyD no se marchaban del partido, han tenido que vivir extremando las precauciones para no ser purgados por el Aparato del partido. Es a lo que se refería Sosa Wagner en su carta (citada antes), cuando decía que las prácticas autoritarias de UPyD provocaban la "sepultura en vida (de los afiliados), cuando deciden permanecer en sus filas acogidos a un ominoso silencio".
   Otros más luchadores decidieron (decidimos) seguir dentro y tratar de arreglar los problemas de UPyD, ejerciendo y exigiendo sus derechos como afiliados, y trabajando por conseguir un partido coherente con su Manifiesto Fundacional y regido por la democracia interna (algo exigido por la propia Constitución Española). Pero contra esos que no estaban dispuestos a someterse a la despótica voluntad del Estáblisment (la estructura de poder creada por Diosa Díez), el Aparato de UPyD emplea toda su capacidad para desacreditarlos (caso Guadalajara, caso Logroño), apartarlos de las tareas de gobierno (caso Navarra), hacerles el vacío (caso afiliada de Castilla La Mancha que denunció a UPyD por mobing)... Ante esa recalcitrante actitud, la decepción y el cabreo aumentaba, y muchos afiliados acababan yéndose de UPyD, en ocasiones de forma masiva (Caso Mikel Buesa y 30 afiliados de Madrid, o caso Cantabria con el abandono de 36 afiliados).
   Esa la maquiavélica manera que tienen los inquisidores de UPyD (Gorriarán, Fabo, Elvira García, Ramón Marcos... y en lo alto de la pirámide la diva, la lideresa) de "expulsar" (de manera indirecta) a los afiliados que no quieren dentro del partido.
   El control territorial del partido y las bajas de afiliados.
   Después de disolver un Consejo Territorial (caso Cataluña, seguido del abandono del partido de todos sus integrantes), o de forzar a algún Coordinador o ConsejoTerritorial para que se fueran (casos Zaragoza, AndalucíaGalicia)..., Organización de UPyD colocaba al frente del partido en ese sitio a una Gestora, con afiliados sumisos elegidos a dedo, que siguiendo las órdenes de UPyD-Madrid (del triunvirato Rosa - Gorriarán - Fabo) empezaban a presionar a los afiliados o grupos de afiliados considerados críticos, no adictos al régimen (a mi por ejemplo los de la Gestora me quisieron censurar lo que escribía en mi Blog, y dejaron de publicar noticias sobre UPyD-Vigo en la Web de UPyD Galicia) para desgastarlos. Tampoco convocaban la Asamblea de afiliados que los Estatutos de UPyD exigen que se haga antes de dos meses (Ver) (porque en UPyD no quieren que los afiliados puedan reunirse y discutir, sobre todo actuaciones reprobables de los jefes: y por eso impiden y controlan mucho los contactos internos o webs no oficiales de afiliados), y además prolongaban el mandato de esa Gestora más tiempo del establecido en los Estatutos, en una maniobra de agotamiento para que muchos afiliados críticos se cansaran y se fueran del partido (Ver). Y entonces convocaban elecciones internas, que eran organizadas por esa misma Gestora, que en muchos casos promovía de candidato a uno de los miembros de esa Gestora, que era promocionado por UPyD-Madrid: y Organización hacía todo lo que hiciera falta para que su candidato preferido ganara: controlando y manejando el censo de afiliados (se niega su acceso a las demás candidaturas, y se han denunciado casos de manipulación en Huelva, Guadalajara, Vigo... Ver) o cometer fraude electoral (casos Valencia y Galicia), se hacía... También ha sido habitual las presiones desde el aparato para que afiliados considerados críticos no presentaran candidaturas alternativas (como en Madrid), con posteriores represalias si lo hacían (como hicieron en el País Vasco). Y si no ganaba el candidato oficial, se machacaba al nuevo CT elegidos por los afiliados hasta que se hartaran (caso Cataluña y Galicia) o se declaraban nulas las elecciones alegando motivos absurdos (caso Murcia) y se imponía a dedo otra Gestora. El apoyo del aparato del partido al candidato oficialista que hace reiteradamente UPyD (el caso más reciente el de Madrid) supone una adulteración de las primarias democráticas que cínicamente defienden (y de las que presumen) en UPyD, y además eso hace que gane muchas veces un afiliado incapaz e incompetente, cuyo único mérito era estar arrimado al poder del partido: algo que va mermando cada vez más el nivel y la valía de los líderes del partido. Y como consecuencia de esas elecciones internas "teledirigidas" o fraudulentas, más afiliados (de los que quedaban) caían en la cuenta de la falta de meritocracia y de verdadera democracia interna en UPyD, y abandonaban el partido, muchas veces haciendo públicas sus críticas: (Ver). (Ver otro ejemplo).
   Como consecuencia del agobiante autoritarismo que se vive en UPyD, son pocos los afiliados que han quedado en el partido. Y a los que a pesar de todo han seguido dentro y han decidido intentar arreglar esos problemas, luchado contra los abusos cometidos por miembros de la dirección de UPyD, se les ha acabado expedientando y expulsando. En mi caso he contado que el motivo de abrirme expediente fue ridículo (escribir una carta al director de un periódico para pedirle que informara bien sobre UPyD: Ver), y que en el proceso incumplieron los Estatutos y violaron mis derechos constitucionales, sin responder legalmente a mis recursos y encubriendo (la Comisión de Garantías) las mentiras de la inquisidora de UPyD Elvira García (por todo ello espero que pronto nos veamos las caras ante los tribunales de la justicia ordinaria). Otros casos sonados de expulsiones de afiliados fueron las de Javier Carroquino, que era Coordinador de UPyD en Aragón y se atrevió a pedir que el Consejo de Dirección se eligiera con listas abiertas, y el caso de Valia Merino, que osó presentar una candidatura alternativa a Rosa Díez en el primer Congreso del Partido, el año 2009. La mayoría de los afiliados que estaban a favor de las listas abiertas (algo que Rosa Díez se negó a aceptar a pesar de ser una idea reflejada en el Manifiesto fundacional) negó abandonó el partido.
   En algunos casos UPyD simplemente expulsó a afiliados por la vía rápida, sin expediente previo, por motivos absurdos o ilegales: como deber unas cuotas de afiliación en el caso de José Luis Morato, concejal de Getafe (Ver más sobre el Caso Getafe, donde la imposición a dedo de una enchufada por parte del Consejo de Dirección causó el abandono de muchos afiliados); o como declarar en una entrevista haber sido maltratada por la dirección, en el caso de Mª Fernanda Linares, concejala de Santoña.
   A raíz de la denunia de Sosa Wagner de "expulsiones constantes de afiliados", UPyD sólo ha reconocido haber expulsado a 54 afiliados: pero si su responsable de Organización, Juan Luis Fabo, miente al dar el número de bajas, como he demostrado (Ver), es razonable pensar que también miente en el número de expulsiones. En cualquier caso, para un partido con menos de 6.000 afiliados, ese número de expulsiones supone un record, y no creo que haya ningún otro partido político en España que estos años haya expulsado a tantos afiliados, por supuesto en números relativos, pero ni siquiera en números absolutos. Y recuerdo que el truco de UPyD es forzar con prácticas maquiavélicas e inmorales (cuando no ilegales), como he explicado arriba, que los afiliados que han sido puestos en la lista negra se vayan ellos solos, antes de tener que expulsarles...
   La fuga de afiliados de UPyD: la selección negativa.
   Esa degeneración de UPyD ha ocasionado que el 80 % de los 127 fundadores de UPyD hayan abandonado el partido que contribuyeron a crear (Ver artículo con la lista), por culpa del autoritarismo de Rosa Díez y de los altos cargos que la rodean.Y a pesar de las mentiras de Juan Luis Fabo (que sólo reconoce 9.200), son más de 16.000 los afiliados se han marchado estos años de UPyD (Ver), y muchos de ellos se han ido realizando las mismas acusaciones de autoritarismo y de fraude. Negar esa realidad y negar que en UPyD tienen un grave problema supone fanatismo sectario o cinismo: que es exactamente lo que hay en UPyD (Ver).
   Como consecuencia de esa fuga de afiliados se ha ido produciendo en UPyD una selección negativa: ya sólo quedan en UPyD, junto con los caciques que detentan el poder, los peores afiliados, los pasivos, los pelotas y paniaguados, los sumisos que dicen a todo que si y esperan alcanzar algún día un carguito en el partido... Y si queda dentro algún afiliado de buena fe, ingenuo y despistado, o al que la cúpula del partido nunca ha tratado de manejar, tampoco es un digno afiliado de UPyD: pues si lo fuera debería detectar las injusticias que se cometen dentro de su partido y denunciarlas: lo contrario (no enterarse o mirar para otro lado, como ha hecho muchos años Sosa Wagner hasta que no ha aguantado más y ha saltado) supone traicionar al verdadero y originario UPyD, pues se supone que al afiliarse a UPyD uno se compromete a luchar por la verdad la justicia y la democracia, y ninguna de esas tres cosas se dan ya en UPyD. Y seguir dentro y apoyarlo supone hacerle el juego a sus mendaces dirigentes: porque no puede regenerarse la democracia española con un instrumento político que ha degenerado y se ha convertido en un timo, como es el caso de UPyD. (Ver mi Carta abierta a los afiliados críticos de UPyD, donde desarrollo esa idea).
   La situación de degeneración en UPyD ha llegado a límites insospechados y quizá irreversibles: los afiliados que quedan, a los que califico de "los peores" (por supuesto que hay excepciones que muchos conocemos, que siguen tratando de regenerar UPyD, pero a los que no puedo elogiar porque serían mal vistos y purgados) son mayoría en todas las agrupaciones, y ganarán todas las supuestas elecciones democráticas que se celebren en UPyD. Es un círculo vicioso de selección negativa.
   Se ha señalado que muchos afiliados y dirigentes han arremetido violentamente contra Sosa Wagner esperando ser recompensados por la lideresa del partido. Así lo expresaba el dirigente de UPyD y también eurodiputado Fernando Maura en su artículo El Linchamiento (Ver) hablando de la reciente reunión del Consejo Político de UPyD: "Es muy triste que los más de entre los que componían el grupo de lapidantes lo hacían para ganar mérito para mejor conseguir sus aspiraciones futuras. Sabedores quizás que los escaños no se obtienen por la competencia sino por el servilismo a las aspiraciones de sus jefes, administrarían su saña en idéntica proporción a sus ambiciones más próximas".
   Y para colmo, los nuevos afiliados que se apunten a UPyD ya no serán (en su mayoría) tan genuinos ni válidos (en general) como fuimos los de los primeros años, cuando UPyD era más un proyecto de futuro que una realidad presente: ahora que el duro trabajo de los comienzos está hecho vendrán muchos atraídos por las posibilidades de encontrar cargos en una fuerza política nacional ya conocida... Porque esas personas que se apunten ahora a UPyD (si es que se apunta alguien más) si realmente creen en el mensaje de UPyD ¿por qué no se afiliaron hace años? Esta opinión ya había sido expuesta por otros afiliados críticos con anterioridad: "el partido se ha descapitalizado de su mejor activo para lograr sus fines regeneradores: la gente íntegra y preparada" (Ver). Los mejores afiliados de UPyD estaban entre los primeros. Pero la mayoría de ellos se han ido o han sido expulsados.
   Si alguien todavía tiene dudas del autoritarismo que hay en UPyD, de que Rosa Díez, junto con un reducido grupo de cómplices, lo controla todo en el partido y abusa de su autoridad, sin dejar participar en las decisiones importantes a los que no demuestran una sumisión incondicional a la líder y al núcleo duro del partido, imponiendo siempre su voluntad, forzando la legalidad o cayendo en la ilegalidad (se creen con derecho a ello apelando el bien del partido y la salvación de la patria, porque en UPyD se creen los nuevos Mesías de la nueva democracia, en plan hitleriano), para esos ingenuos o desinformados, pueden buscar en la red y leer en este Blog (en artículos pasados y futuros) muchos ejemplos que le ayudarán a valorar a UPyD en su justa medida. Y cuando se informen bien, probablemente coincidan conmigo y con muchos otros en que el principal problema de UPyD, lo que ha quedado al descubierto con esta crisis, no es pactar o no con Ciudadanos, sino su autoritarismo y su corrupción política. Rosa Díez y sus cómplices habían conseguido hasta ahora mantener engañados a la mayoría de los ciudadanos. La única duda que nos queda es saber si UPyD tiene remedio. Dependerá de las decisiones que tome estos meses Rosa Díez.

martes, 9 de septiembre de 2014

Fernando Maura (Nº3 UPyD Europa) y Enrique Calvet (Nº5 UPyD Europa) apoyan a Sosa Wagner (Nº1 UPyD Europa) y ahondan la crisis del partido de Rosa Díez (dejando al descubierto sus vergüenzas).

Rosa Díez y Fernando Maura.
   Fernando Maura, dirigente de UPyD, experto y Responsable de política internacional del partido, elegido por Rosa Díez para el Consejo de Dirección, desde donde ha pasado hace poco a ocupar un escaño en el Parlamento Europeo, nos regala en su Blog un artículo titulado "El Linchamiento(Enlace al artículo).
   Maura se quedó asombrado de los violentos ataques que algunos miembros del Consejo Político de UPyD (a los que compara con "una jauría rabiosa") dirigieron al profesor Sosa Wagner. "No argumentaron, sólo insultaron", dice. Y muestra su solidaridad con Sosa Wagner, de quien dice: "no pensaba que la alevosía humana pudiera alcanzar cotas tan bajas como las que le esperaban en aquel hotel madrileño, que devenía en una suerte de tortura psicológica durante las 7 horas que duraba su encierro".
   "Es muy triste que los más de entre los que componían el grupo de lapidantes lo hacían para ganar mérito para mejor conseguir sus aspiraciones futuras. Sabedores quizás que los escaños no se obtienen por la competencia sino por el servilismo a las aspiraciones de sus jefes, administrarían su saña en idéntica proporción a sus ambiciones más próximas".
   Y termina con esta sentencia. "¡Malos tiempos para la regeneración democrática cuando quienes promueven la nueva política han utilizado los más arteros procedimientos de la vieja!"
Los cinco primeros candidatos de UPyD en las recientes elecciones Europeas.
El primero,el tercero y el quinto le están plantando cara a Rosa Díez.
Muchos pensamos que la segunda y la cuarta no están en la lista por méritos propios,
sino por ser amigas de la líder de UPyD: y lógicamente apoyarán en todo a su lideresa,
si son bien nacidas (por lo del refrán...).
   Enrique Calvet, miembro del Consejo Económico y Social Europeo y que ocupó el número cinco en la lista de las europeas de UPyD (podría haber sido un excelente eurodiputado, pero Rosa Díez prefirió poner por delante a sus amigas Maite y Beatriz, inexpertas en la materia: Ver) también fue testigo presencial (a tiempo parcial) en la famosa reunión del Consejo Político, de la que otros dirigentes de UPyD han dicho supone un antes y un después en UPyD.
   Calvet publica en su medio habitual, El Mundo Financiero, un análisis político sobre lo que está pasando en su partido (lo que él llama el caso "Sosa") titulado: Crisis en UPyD: después del Consejo, más necesario el Congreso. (Enlace al artículo).
   Dice de esa reunión del Consejo Político Nacional: "Lástima de ocasión perdida". Y la califica de "una salida en falso muy dañina para mi Partido". Y más adelante añade: "Políticamente estimo que mi Partido sale debilitado."
   Tras quejarse de los ataques a Sosa, pasa a criticar que haya sido necesario "reunir a un órgano político para dirimir cuestiones de gestión política, cambiante, adaptables a circunstancias y coyunturas y que es exactamente para lo que se ha elegido al Comité de Dirección, para gestionar y establecer tácticas. De hecho, no se solicitó opinión del CPN para aliarse coyunturalmente con el Foro Asturias o, recientemente, para aliarse en solitario con el PP de cara al ilegal movimiento secesionista".
Un miembro del Consejo Político escribió este Tweet.
Creo que son muchos los afiliados que esperan que
pronto se convoque un Congreso Extraordinario.
   Calvet opina que el documento aprobado tiene contenidos que son "absurdos en política" como condicionantes de alianzas estratégicas: "Un Partido podrá compartir un programa mínimo, pero para ello no tiene que decirle al Partido aliable como tiene que organizarse, le basta con que sea legal. Yo puedo compartir con Ud. un menú, a condición de que me guste la vianda, pero no le voy a pedir que se vista de determinada manera para ello".
    Sugiere a UPyD que para salir de esta crisis y superarla debe analizarse a fondo "lo que señalaba el dedo del Profesor Sosa, es decir el perfeccionamiento de métodos y actitudes de democracia interna y las dificultades (o no) de comunicación, en vez de machacar el dedo sin ocuparse de lo esencial".
   "El Partido puede haber salido enrocado políticamente, en particular la dirección, pero no reforzado políticamente. Y no está el tiempo para errores".
   Termina Enrique Calvet (que es el primero de los tres miembros que forman la Oficina de Control de Buenas Prácticas de UPyD) defendiendo que se convoque un Congreso Extraordinario Urgente, y cree que "tras las evidencias de este último Consejo, se hace aún más necesario".


lunes, 8 de septiembre de 2014

Rosa Díez siendo europarlamentaria del PSOE también publicó una carta en El Mundo criticando a su partido (igual que ha hecho ahora Sosa Wagner, con gran cabreo de Rosa y de la oficialidad de UPyD).

   ¡Por fin se va Rosa Díez!, dijeron algunos del PSOE el año 2007. Ella criticó a su partido, y posteriormente lo dejó, junto con su acta de Eurodiputada. ¿Debe hacer lo mismo Francisco Sosa Wagner, el Eurodiputado cabeza de lista de UPyD, que ha criticado el sectarismo y el autoritarismo que hay dentro de su partido?
   Resulta muy interesante repasar las similitudes y diferencias entre el conflicto que tuvo Rosa Díez con el PSOE, y el que está teniendo Sosa Wagner con UPyD.
Rosa Díez y Sosa Wagner,
en la época dorada de la omertá.
El eurodiputado ha tardado en hablar,
pero más vale tarde que nunca.
   El 20 de febrero de 2006 Rosa Díez (entonces europarlamentaria socialista) publicó una carta en El Mundo criticando a Zapatero y al PSOE y al Partido Socialista de Euskadi (PSE). El titular del periódico era: "Carta abierta al Presidente del Gobierno: Rosa Díez denuncia ante Zapatero la actitud “infame” del PSE hacia las víctimas" (Ver). Rosa denunciaba la "irresponsabilidad" y la "falta de pudor" de dirigentes socialistas que, en su opinión, mantenían una actitud "infame" hacia las víctimas de ETA, haciendo responsable de ello al Secretario General del PSOE, entonces Presidente del Gobierno.
   Sin duda se puede asemejar esa carta con la que ha publicado el pasado 18 de agosto Francisco Sosa Wagner, también en El Mundo, criticando el autoritarismo que hay en UPyD, y sus consecuencias: rechazo a pactar con partidos afines (como Ciudadanos), sectarismo y represión contra afiliados...
   Rosa empezaba así su carta a Zapatero: “Querido presidente, te escribo esta carta abierta porque voy a hablarte de un asunto que tiene alcance público y porque su contenido es plenamente político. Espero que sigas compartiendo conmigo la opinión de que la política ha de desarrollarse en la plaza pública.” (parece que Rosa Díez piensa ahora todo lo contrario, al criticar a Sosa Wagner por hacer lo que ella hizo). Y Rosa terminaba su carta escribiendo: “Te pido disculpas si esta carta abierta te causa alguna incomodidad. Habrá quien piense que diciendo en público estas cosas se hace daño al Partido Socialista. Yo creo que a nuestro partido se le hace daño, se le traiciona, si nos callamos ante la falta de pudor de alguno de nuestros dirigentes. Confío en que tú lo entenderás también así.” (Ahora ella misma no lo entiende así, y junto a sus dirigentes de UPyD llaman traidor, mezquino y corrupto a Sosa Wagner).Y en una Postdata en esa misma carta abierta Rosa Díez añadía: “Presidente, hay cosas que sólo tú puedes hacer. O evitar que se hagan. Creo que ha llegado el tiempo de decírtelo. Un abrazo".
   La reacción del PSOE a la carta pública de su eurodiputada fue de rechazo y negación de esas acusaciones, pero en un contexto de respeto y tolerancia. Criticaron sobre todo que Rosa afirmara que dirigentes del PSOE equiparaba a víctimas con verdugos, y que daba a entender que Zapatero pensaba lo mismo al guardar silencio. El secretario de Política Autonómica del PSOE, Alfonso Perales, declaró que la dirección de su partido estaba siendo "injustamente" tratada por la eurodiputada socialista y miembro del PSE, y añadía: "es normal que haya posiciones dentro del PSE que no estén de acuerdo (con su política antiterrorista). Pero me quedo con otras posiciones, con la de la dirección de mi partido" (Ver).
   Rosa Díez fue eurodiputada del PSOE durante siete años: fue cabeza de lista en 1999 y reelegida (de nº 2 en la lista) en 2004. El 29 de agosto de 2007 abandonó el partido socialista, en el que llevaba más de 30 años. Dijo que ya no compartía el programa ni las ideas que defendía el PSOE; anunció que dejaba también su escaño en el Parlamento Europeo; y un mes después fundaba un nuevo partido: UPyD.
   Muchos socialistas criticaron los últimos años de Rosa Díez en el partido. Un socialista comprometido, el abogado Jose Luis Prieto, escribía a finales de 2006 un artículo contra Rosa Díez con un título muy elocuente: “Compañera Rosa Díez: vete a la mierda(Ver). El portavoz del partido socialista vasco (PSE), Rodolfo Ares, aseguró cuando Rosa Díez anunció que dejaba el PSOE que: «hace tiempo que venía atacando las tesis del PSOE y defendiendo las del PP».Y añadió que “desde hace tiempo está trabajando desde dentro del PSE-EE para constituir otro grupo» y que esto «demuestra su poca lealtad con el partido y también su poca coherencia personal y política» (Ver). El socialista que sustituyó en el parlamento europeo a Rosa Díez, Vicent Garcés, aseguró (Ver) no compartir la decisión de la ex eurodiputada ni su forma de actuar, ni tampoco muchos de sus planteamientos. En su opinión, las discrepancias políticas se deberían haber resuelto en el seno del partido. (Lo mismo que Rosa critica ahora a Sosa Wagner).
   Cuando en agosto de 2007 Rosa anunció que se iba, el dirigente socialista Luis Solana publicó un artículo con este título: “¡Por fin se va Rosa Díez!” He seleccionado algunos párrafos de ese Post: “No sabéis lo descansados que vamos a estar los socialistas tras la marcha de las filas del PSOE de esa pesadez política que ha venido siendo Rosa Díez”. “¿Se puede ser europarlamentaria en las listas del PSOE y luego andar criticando a la dirección del partido todos los días? Creo honestamente que no”. “¿Por qué esa actitud provocadora permanente de Rosa Díez? Dicen algunos que es por despecho; que no soporta recordar que ha sido derrotada todas las veces que ha pretendido ser alguien en el Partido”. “En mi opinión Rosa Díez tiene un ego insaciable y una necesidad compulsiva de andar por los medios de comunicación. Ahí está el origen de su actitud”. Enlace al artículo completo: ver.
   Uno de los comentarios a ese artículo (ver) dice que Rosa comenzó su deriva tras fracasar en sus intentos de hacerse con la Secretaría General del PSOE y con la Secretaría del Partido Socialista Vasco; y añade: "Ha utilizado su condición de eurodiputada para conseguir que sus declaraciones llegaran a los medios. Eurodiputada, por cierto, que no solo no aparecía por el parlamento europeo en los últimos tiempos, sino que cuando lo hacía era para apoyar a Mayor Oreja” (Ver). Efectivamente, cuando Rosa Díez estaba en el Parlamento Europeo, sobre todo los últimos años, además de faltar a muchos plenos y reuniones, no votó en ocasiones a propuestas de su propio Grupo Socialista, como cuando el 26 de octubre de 2006 se negó a apoyar (y en vez de votar a favor se abstuvo) una propuesta del PSOE sobre el proceso de paz con ETA (Ver): eso sí que fue traicionar a sus votantes y a sus compañeros de partido.
   Sin embargo, Rosa Díez y su guardia pretoriana le han criticado a Sosa Wagner por el voto que dio a favor de la investidura del conservador Juan Claude Juncker como presidente de la Comisión Europea. UPyD no había dicho nada sobre eso en su programa, por lo que Sosa Wagner no ha traicionado a sus votantes (al menos no en eso, aunque sí en otro asunto: Ver). Debe considerarse que de los cuatro europarlamentarios de UPyD, dos votaron a favor, y los otros dos hicieron caso a Rosa Díez y se abstuvieron. El que votó con Sosa Wagner fue Fernando Maura, el mayor experto en cuestiones internacionales de UPyD: y a él nadie le ha criticado. Además UPyD está integrado en Europa en el grupo ALDE, la Alianza de Liberales y Demócratas de Europa, quienes votaron mayoritariamente a favor de Juncker (que al final recibió 422 votos a favor y 250 en contra: Ver).
   La carta publicada por Francisco Sosa Wagner en El Mundo hace tres semanas provocó muchas reacciones agresivas de dirigentes de UPyD contra su Eurodiputado cabeza de lista (Ver). Esas reacciones son un ejemplo más del autoritarismo que hay en UPyD. Algunos dirigentes del partido de Rosa Díez le han pedido que se vaya y entregue su escaño. Pero hay una gran diferencia entre el caso de Rosa Díez y el de Sosa Wagner (SW): porque el Catedrático leonés sigue compartiendo el programa y las ideas de UPyD. Rosa se fue del PSOE porque dijo que no podía defender sus ideas en ese partido (Ver); Sosa Wagner quiere seguir en UPyD porque confía en poder seguir defendiendo sus ideas en ese partido.
   Los dirigentes de UPyD parecen olvidar que Sosa Wagner ha propuesto públicamente algo que otros políticos de UPyD también defienden: el acercamiento del UPyD al partido Ciudadanos. El propio Fernando Savater (filósofo y uno de los principales impulsores de UPyD) propuso lo mismo en el pasado Congreso de UPyD, en noviembre de 2013, aunque Rosa Díez consiguió que no trascendiera, censurando el vídeo de su intervención (Ver) y negando falsamente que en ese Congreso se hubiera tocado el tema (para después decir también falsamente que los Delegados representantes de los afiliados habían zanjado el asunto en ese mismo Congreso, decidiendo no pactar con C´s ni con nadie). Han sido muchos los dirigentes de UPyD que han apoyado esa propuesta de Sosa Wagner, y según las encuestas la mayoría de votantes de UPyD también lo apoya.
   Pero el aspecto principal de la crítica de Sosa Wagner, el que más ampollas ha levantado entre los miembros de la cúpula del partido magenta, ha sido la denuncia del autoritarismo y sectarismo que hay en UPyD (un autoritarismo que es una realidad que sólo la líder del partido y su círculo de poder niegan cínicamente). Los ataques que Sosa Wagner ha recibido estos días, de los que el eurodiputado magenta se ha quejado (Ver) no tienen nada que ver con cómo se portó el PSOE con Rosa Díez el año 2006.
   Sosa Wagner no es tonto, y si ha hecho esa denuncia de manera pública ha sido para provocar la reacción que ha provocado: porque él ha considerado que denunciar el problema dentro de UPyD sería inútil (le doy la razón por experiencia propia, pues todas mis denuncias dentro de UPyD no han servido para nada, más que para que me expulsaran); mientras que actuando como ha hecho ha provocado una crisis en UPyD que el partido puede aprovechar para salir fortalecido y regenerado.
   Porque si UPyD sigue por el camino que lleva es seguro que acabará muy mal: muchos estamos convencidos de que Rosa Díez y la corrupción política de los dirigentes de UPyD son los culpables de la pérdida de votos (en las europeas), de afiliados (ya son más de 16.000, aunque UPyD mienta dando datos falsos), y de su descenso en las encuestas.

sábado, 6 de septiembre de 2014

El Consejo Político de UPyD puede actuar hoy contra los estatutos de UPyD, forzado por Rosa Díez.

Según los Estatutos de UPyD, es competencia de los Consejos Territoriales (órganos de gobierno de UPyD que dirigen cada una de las 17 Comunidades Autónomas):
Artículo 41. d) Proponer al Consejo de Dirección la política de alianzas con otras fuerzas políticas en el ámbito de todas las instituciones de la comunidad autónoma, incluyendo en su caso las de ámbito provincial y local, y en general coordinar y dirigir las relaciones del partido con todo tipo de instituciones, asociaciones, sindicatos, corporaciones y en general grupos sociales de su ámbito territorial.

Por lo tanto ni Rosa Díez ni el Consejo de Dirección ni el Consejo Político que se reune hoy pueden prohibir que dentro de cualquier Consejo Territorial (o en las asambleas territoriales de afiliados, si los miembros del CT lo ven conveniente) se debata sobre posibles pactos con otros partidos en sus respectivos ámbitos autonómicos y locales (para las próximas municipales de mayo por ejemplo), y si los miembros de esos Consejos Territoriales lo deciden así, según los Estatutos tienen la competencia de proponer alianzas concretas con otros partidos políticos al Consejo de DirecciónDespués el Consejo de Dirección podrá aceptar esas propuestas o no.

La sensación que da es que Rosa Díez, en pleno ejercicio de autoritarismo, quiere vetar hoy que dentro de UPyD se plantee, hable, debate o proponga a partir de ahora cualquier pacto o alianza con Ciudadanos o con cualquier otro grupo político (por ejemplo con partidos locales, asociaciones o plataformas electorales). Si Rosa quiere hacer eso tendrá que reformar los Estatutos.

Muchos pensamos que Rosa ha convocado esta reunión del Consejo Político para desviar la atención del verdadero problema que subyace en las críticas de Sosa Wagner: el autoritarismo que hay dentro de UPyD. De eso la cúpula de UPyD no quiere ni hablar. Ya sabemos que Rosa no quiere saber nada de pactos con Ciudadanos y que saldrá de la reunión de hoy diciendo que los afiliados, representados por los integrantes del Consejo Político (la mayoría sumisos y deudores) rechazan el pacto con Ciudadanos (con las ridículas y forzadas condiciones que las propia Rosa ha puesto (Ver), y presenta a votación a los miembros del CP). Salvo que alguien tenga huevos y le cante las 40 al núcleo duro del Consejo de Dirección, lo de hoy será un puro paripé, y más fraude a los afiliados y a los ciudadanos.

Enlace Recomendado: los falsos argumentos de UPyD contra las sugerencias y críticas de su eurodiputado Fco Sosa Wagner.
Otro enlace interesante: El timo de la Transparencia en UPyD: Ver.
Francisco Sosa Wagner, eurodiputado de UPyD
a quien tenemos que agradecer que haya conseguido
que los medios informen sobre la corrupción política
que hay dentro de UPyD. La pregunta es:
¿Conseguirá UPyD regenerarse a si mismo?
No lo creo, Pero me gustaría que sí lo hiciera.
Mientras Rosa Díez siga negando que ella o UPyD tengan
el mínimo defecto, no hay nada que hacer.

El nº 3 de Rosa Díez, Juan Luis Fabo, miente públicamente sobre el número de bajas en UPyD (artículo en El País).

"9.200 afiliados de UPyD se han dado de baja en siete años"
Acaba de publicar El País un artículo con ese título (Ver), con datos que han recibido del responsable de Organización del partido, Juan Luis Fabo. Tras leer esa publicación puedo afirmar que Juan Luis Fabo miente.
Juan Luis Fabo, Rosa Díez y Carlos Mnez. Gorriarán
El triunvirato magenta. Autoritarismo al cubo.
Aportan los datos de expulsiones de afiliados por años, y dicen que el año 2014 no se ha expulsado a ningún afiliado. Pues eso es mentira: yo he sido expulsado de UPyD por el Consejo de Dirección el 1 de junio de 2014 (el escrito por el que se me notifica la expulsión lo firma el propio Juan Luis Fabo), expulsión ratificada (tras mi recurso) el 16 de junio por la Comisión de Garantías (un paripé del triunvirato absolutista para aparentar democracia interna -"la voz de su amo"- que encubrió en su respuesta el abuso y el fraude cometido por el Consejo de Dirección y las mentiras de la dirigente de UPyD Elvira García, como ya he contado).
Si UPyD no cuenta mi expulsión ¿cuantas más ocultará?
En cualquier caso reconocen 54 expulsiones de afiliados entre los años 2008 y 2013 incluidos, lo que significa una expulsión cada 40 días naturales: para un partido con 6.000 afiliados no está nada mal. UPyD es el partido que más afiliados expulsa y que más exafiliados tiene: eso es seguro en número relativos y probablemente también en absolutos... ¿y se escandalizan y lo niegan cuando Sosa Wagner lo denuncia...? Qué cínicos.
¿9.200 o más de 16.000 ex afiliados?
En el Congreso de UPyD de noviembre pasado un afiliado crítico afirmó desde el estrado que UPyD tenía 16.000 exafiliados (Ver), y le preguntó a Rosa Díez si no le parecía que eso significaba que había algún problema en UPyD.
La Portavoz del partido le contestó diciendo que ella no veía ningún problema, que eso no era malo, porque los que se habían ido eran todos unos indeseables; y dio por bueno el dato de 16.000 ex afiliados, y ni Juan Luis Fabo no nadie lo rectificó hasta hoy ¿?, cuando afirma que sólo hay 9.200 ex afiliados.
La prueba de los carnets de afiliación.
Desde los inicios de UPyD los carnets de afiliados se han otorgado con numeración correlativa. En verano de 2013 (antes de que me destituyeran de mi cargo de Coordinador local de Vigo) los nuevos afiliados de mi ciudad ya pasaban del número 23.000 (yo era de septiembre de 2009, y tenía el nº 14.461); entonces, si el año pasado (2013) los afiliados eran 6.100, y a día de hoy son 6.403 afiliados (como afirma UPyD / Fabo en el artículo) un sencillo cálculo demuestra que al menos tiene que haber 16.000 ex afiliados de UPyD (Ver).
Argumentos insustanciales y ridículos de Juan Luis Fabo.
Fabo aporta, según publica ese artículo de El País, dos argumentos para tratar de suavizar el sorprendente dato de los más de 9.000 ex afiliados (que ya sabemos que son más de 16.000).
Primero que la cuota es alta, y que la crisis ha hecho que algunos no puedan seguir pagando. Fabo parece ignorar que la crisis empezó antes de fundarse UPyD. Y según los datos económicos de su Web vemos que UPyD sólo cubre el 20% de sus ingresos con las cuotas de afiliación (y luego defienden que necesitan mantener cuotas altas para ser independientes) y resulta extraño que si en 2012 tenían menos afiliados (6.068) que en 2013 (6.165, como afirma Fabo) recaudaran más por cuotas de afiliación en 2012 (976.411€) que en 2013 (962.682€); y haciendo el cálculo se deduce que más de la mitad de afiliados paga la cuota reducida de 7 euros, y el resto, menos de tres mil, pagan 20 euros (y si les afecta la crisis se supone que pueden pasarse al grupo de cuota reducida, y ahorrar 7 euros al mes no parece un motivo serio para aplicarlo a la mayoría de los que se han ido de UPyD).
Segundo, que UPyD es muy riguroso a la hora de aceptar afiliados. Argumento ridículo. ¿Qué tendrá que ver ésto con la gran cantidad de bajas que se producen después? Incluso ese rigor supondría que al aceptar a los mejores ciudadanos, rechazando a los que pudieran afiliarse a UPyD para aprovecharse, se reducirían bajas posteriores.
Fabo, Fabo ¿como puede UPyD aguantar a alguien tan...? Será porque UPyD es ...
Yo ya había tenido experiencias sorprendentes, y lo he contado, escuchando a Juan Luis Fabo mentirme de manera descarada; y mentirnos cínicamente a los afiliados de Galicia en una asamblea. Y después he leído muchos testimonios de su manera de hacer política: puro autoritarismo encubierto, dispuesto a que ni los Estatutos de UPyD ni ningún afiliado impida que se haga su voluntad y/o la de Rosa Díez y Carlos Martínez Gorriarán. Por todo ello ya pedí su dimisión hace tiempo. Pero Fabo se va superando, porque sus mentiras de hoy llegan a toda la opinión pública.
Petición utópica.
Por favor, si algún afiliado de UPyD que me lea guarda un mínimo de honradez, que solicite que le abran expediente por mentir. Bueno, quizá no valga la pena, porque yo lo hice dos veces (denunciar a Fabo) y me respondió el propio Fabo en sendos escritos diciendo que UPyD no admitía mi denuncia a trámite (Ver). Y luego UPyD exige a otros partidos transparencia y órganos de control interno...Penoso.

PD: Si UPyD está dando ahora el número 23.171 de afiliado (como publica en Twitter con ilusión este nuevo afiliado: ver abajo su carnet), y en UPyD hay 6.403 afiliados (como acaba de informar Juan Luis Fabo), se puede calcular que UPyD tiene 16.768 ex afiliados(Yo me afilié en septiembre de 2009, y recibí el carnet número 14.466)
Texto del tuit: Ya soy @UPyD tel todo, acabo de recibir mi carnet de afiliado. pic.twitter.com/h5jUL6KPy9

lunes, 1 de septiembre de 2014

UPyD puede empezar a preocuparse: no tienen suficientes afiliados para llenar las listas electorales de las municipales.

Después de lo que me han
contado varios ex afiliados,
¡ nunca votaré a UPyD !
   UPyD ha hecho realidad el refrán: "pan para hoy, y hambre para mañana". Y para desgracia de Rosa Díez, ese mañana ya ha llegado.
   El crecimiento del partido magenta ha sido un crecimiento insostenible: han buscado ganar votos a toda costa, afirmando ser la única alternativa frente a los partidos tradicionales, yendo de salvapatrias: pero han despreciado a sus afiliados, con un autoritarismo escandaloso. Para los dirigentes de UPyD el fin justifica los medios, incluso la mentira y la ilegalidad, la corrupción política (Ver) en definitiva. Yo también he sido uno de los muchos que lo hemos podido comprobar. Y por eso en menos de siete años de vida UPyD ha generado un lastre de más de 16.000 ex afiliados (todo un record): quienes difícilmente podremos apoyar a UPyD, porque lo conocemos bien por dentro.
   7.171 candidatos fueron en las listas de UPyD en las elecciones locales del 22 de mayo de 2011 (Ver)UPyD se presentó entonces en 259 municipios, consiguiendo 152 concejales (de los que 16 ya no están en el partido, y la mayoría han renegado de UPyD: Ver).
   Rosa Díez presume de ser un partido de gobierno y de seguir creciendo desde su creación (aunque haya perdido votos en las últimas elecciones Ver), por lo que se supone que en las próximas elecciones de mayo de 2015 (municipales y autonómicas en algunas CCAA) UPyD pretenderá presentarse en muchas más ciudades y pueblos que en 2011. Pero: ¿de dónde van a sacar a la gente para llenar esas listas?
Podemos ya es el tercer partido en nº de
afiliados REF. Ciudadanos reconoce
en su Web 20.000, entre afiliados
y simpatizantes (REF).
   Según datos oficiales UPyD se acercó a los 7.000 afiliados en 2011 (6.634 en septiembre, Ver), pero en noviembre de 2013, cuando celebró su último Congreso, sólo tenía 6.165 afiliados registrados.
   El último dato oficial es de enero de este año 2014: 5.276 afiliados en activo (los que pudieron votar en las primarias de las europeas :Ver).
   La disminución del número de afiliados ha continuado (Ver), y pueden citarse algunos casos públicos de afiliados de UPyD que han abandonado el partido desde entonces: de Armilla, Granada (en febrero), de Guadalajara capital (febrero), de Cabanillas del Campo, Guadalajara (en febrero), de San Vicente de Raspeig, Alicante (en febrero), de Alcobendas, Madrid (en junio), de Elda, Alicante (en junio), de Logroño capital (en junio), de Villamediana, Rioja (en junio), y de Rota, Cádiz (en julio).
   En  Madrid, que es la Comunidad donde UPyD tiene más implantación y más votos recoge, también ha descendido la afiliación. En el debate que se generó hace mes y medio en la campaña interna para elegir al nuevo Consejo Territorial (CT), el problema trascendió. Por ejemplo, el responsable de organización de UPyD de Fuenlabrada decia en un tuit: "No es normal que de 44 CLs ahora sólo haya menos de 20 en todo Madrid" (Ver). (Para el que no lo sepa: para que se forme un CL (Consejo Local) en un Municipio o Comarca, debe haber un mínimo de 15 afilados). La candidatura considerada alternativa y crítica a ese CT de Madrid manifestaba su preocupación: "Verdades: en 4 años tenemos la mitad de CLs y eso lo queremos revertir" (Ver). A la otra candidatura, la oficialista, que fue la que ganó, no parecía importarle ese tema. Como tampoco a los dirigentes de la cúpula de UPyD: Carlos Martínez Gorriarán, su nº 2, ha dicho varias veces: "En UPyD no necesitamos afiliados: necesitamos votos". También a Rosa Díez le importaba poco perder afiliados, y en el pasado Congreso de UPyD llegó a calificar a todos los ex afiliados de indeseables (Ver).
   La crisis abierta con las declaraciones de Sosa Wagner ha dejado en evidencia el autoritarismo de UPyD. Ya sabemos las conclusiones del Consejo Político que van a celebrar estos días (Ver), que va a ser un paripé: dirán que su eurodiputado es un traidor (a mi me abrieron expediente y me expulsaron por mucho menos que lo que el hizo), que UPyD ha decidido democráticamente que los afiliados apoyan a Rosa Díez, y que por lo tanto UPyD no pactará con Ciudadanos. Rosa Díez ya ha dejado muy clara cual es su voluntad, y en UPyD las cosas son así: Rosa locuta, causa finita. Y al que no le guste que se vaya (Gorriarán dixit).
   Sin embargo una encuesta publicada estos días dice que la mayoría de los votantes de UPyD apoyan el pacto con C´s (Ver); y son también varios los dirigentes de UPyD que apoyan esa alianza, empezando por Fernando Savater, al que Rosa Díez censuró cuando lo propuso en el pasado Congreso del partido, recibiendo el aplauso de la mayoría de los Delegados (Ver). Se le han sumado varios dirigentes del partido como Fernando Maura, Alberto Reyero y otros más (Ver) que también se han decantado por Sosa Wagner. Y son ya varios los grupos de afiliados de UPyD que estos días se han atrevido a expresar su voluntad de llegar a acuerdos con C´s, como varios de Albacete que le han dirigido una carta a Rosa Díez (Ver) o dirigentes de UPyD de Ávila (Ver). Se han arriesgado mucho, porque algún cargo de UPyD ya ha sido represaliado por publicar y mostrar su apoyo a la carta de Sosa Wagner (Ver). Probablemente UPyD salga de esta crisis perdiendo prestigio, votantes y más afiliados todavía: el invierno ha llegado, le dijo la hormiga a la cigarra...
   Pues a ver qué hace Rosa Díez dentro de seis meses para completar las listas electorales, contando cada vez con menos amigos y afiliados sumisos y acríticos. Esta vez tendrá que buscar más "independientes" de fuera del partido, ofreciéndoles "un carguito", como le gusta hacer y ya hizo (aunque critique a otros partidos por hacerlo) con el propio Sosa Wagner en 2009, con Irene Lozano en 2011 (Ver), con Maite Pagazaurtundua en 2014 (Ver)...
"Carta abierta a los afiliados críticos de UPyD": Ver
   O bien quizá UPyD intente repetir la jugada de hace 4 años: en varios casos presentaron al mismo candidato en más de una demarcación (en dos listas), algo expresamente prohibido en la LOREG. Un ciudadano denunció que Pablo Sánchez Fernández iba de número 4 de UPyD por Soria y de 6 por Segovia, además de otros dos casos de duplicidad: Ver. La irregularidad que cometió UPyD y cada una de esas personas es grave, pues para formar parte de una lista cada candidato tiene que firmar un documento en el que declare bajo juramento no estar afectado por ninguna causa de inelegibilidad (Ver). Por eso resulta mucho más grave el caso de Elvira García (dirigente del Consejo de Dirección de UPyD y responsable del área jurídica y de Organización, que ya es conocida por otras irregularidades: Ver) iba de candidata en la lista municipal de UPyD de Ourense (con el nº 26, Ver) y a la vez en la lista de UPyD de la Asamblea de Madrid (con el nº 4, Ver), en donde salió elegida Diputada. ¿Estamos ante un caso de perjurio? Tanto presumen de legales y sólo UPyD incurrió en ese tipo de ilegalidad. Y ahora van a tener menos afiliados: tendremos que estar muy atentos.

sábado, 30 de agosto de 2014

Respuesta a Fabo: Las Gestoras de UPyD, su autoritarismo y su transparencia.

El responsable de Organización de UPyD publica hoy en la Web del partido un texto titulado:
"En honor a la verdad: 18 Consejos Territoriales y una sola gestora en UPyD" (Ir al artículo)

También lo ha enviado como carta al Director de El Mundo, con algunas modificaciones, bajo el título: "Aclaración de UPyD".
(Incluyo al lado el PDF que han difundido dirigentes de UPyD por la Red, Ver) y ha sido publicada hoy como carta (Ver).

Esta es mi respuesta / réplica (enviada a El Mundo):


Las Gestoras de UPyD, su autoritarismo y su transparencia.
Sr Director:
Leo con asombro en El Mundo la carta de Juan Luis Fabo, responsable de Organización del partido de Rosa Díez, titulada “Aclaración de UPyD”, en la que dice que el empleo de las Gestoras que hace su partido “puede ser signo de excepcionalidad, pero jamás de autoritarismo”, cuando la verdad es que todos los que conocemos bien UPyD (yo he sido afiliado cinco años, hasta que hace dos meses me expulsaron) sabemos que precisamente el tema de las Gestoras es un clarísimo ejemplo del autoritarismo que hay en ese partido, lo que ha hecho que miles de afiliados lo hayan abandonado sintiéndose defraudados y traicionados por Rosa Díez: y conozco personalmente un buen número de ellos.
El número tres de UPyD, Fabo, que presume de transparencia, debería reconocer que la gran mayoría de Consejos Territoriales (CT) y locales que se han disuelto (dando lugar al nombramiento de una Gestora), lo han hecho o bien porque la cúpula de UPyD decidía autoritariamente disolver ese órgano democrático (elegido por los afiliados) de gobierno territorial, o bien porque los coordinadores dimitían presionados por el propio Fabo o por otros dirigentes del partido. Ejemplo de lo primero es la disolución del CT de Cataluña en 2011, que ocasionó la marcha del partido de muchos afiliados que acusaron a Fabo de mentir. Y del segundo la dimisión en 2012 del Coordinador de Galicia, que se fue al no aguantar más las intromisiones y presiones ejercidas por Fabo (y por Elvira García, también de la cúpula de UPyD) contra él, censurándole sus correos, forzándole a realizar cambios dentro de su CT, e impidiéndole ejercer sus competencias Estatutarias.
En lo único que sí tiene razón el responsable de Organización de UPyD al defenderse de las críticas de Sosa Wagner  es en que actualmente hay pocas Gestoras: el eurodiputado de UPyD usa datos de uno, dos y tres años atrás, y se equivoca en ese detalle. Pero Fabo oculta que son muchos los casos que se han producido a lo largo de estos años, en casi todas las CCAA y en muchas localidades, como puede comprobarse en Blogs y hemerotecas. En Galicia, desde el primer Congreso de UPyD (octubre de 2009), hemos tenido tres Gestoras diferentes nombradas desde Madrid.
Juan Luis Fabo tiene la cara dura de decir que (en el tema de las Gestoras) las decisiones organizativas de UPyD se atienen a los Estatutos. Mentira. Tras el nombramiento de una Gestora (compuesta por afiliados de confianza del poder central de UPyD, elegidos a dedo) el artículo 39 de los Estatutos aprobados en el primer Congreso (que son los que más veces se han incumplido) establecían un plazo de dos meses para convocar una Asamblea y proceder a organizar la elección de un nuevo CT. Pues bien, lo de la Asamblea nunca se ha cumplido: porque la dirección de UPyD quería evitar que los afiliados se reunieran y pudieran criticar la responsabilidad de los dirigentes de UPyD en la disolución de CT. En el País Vasco un afiliado comprometido protestó exigiendo que se convocara esa Asamblea exigida por los Estatutos, y la respuesta de UPyD no pudo ser más autoritaria: le represaliaron despidiéndole de su trabajo como asesor de UPyD en el Parlamentario Vasco: fue vergonzoso, y provocó la salida indignada de afiliados del partido. Para mantener y prolongar el control central y autoritario de UPyD en diversas Comunidades, la dirección de UPyD se ha saltado los Estatutos una y otra vez, manteniendo las Gestoras más tiempo del que permiten los Estatutos, a veces utilizando el truco de decir que había unas circunstancias extraordinarias (que no las había) en cuyo caso los Estatutos les permitían mantener las Gestora seis meses. Pero se han dado varios casos de más de diez meses con Gestoras (por ejemplo en Madrid y en Cataluña), sin que sirvieran de nada las protestas de los afiliados. Además, eses Gestoras de hombres de confianza de Rosa Díez eran las que después organizaban las elecciones internas, incurriendo en “Faboritismo” (neologismo, de Fabo) cuando no en verdaderos fraudes y pucherazos, como ocurrió en Valencia.
Juan Luis Fabo no es de fiar (nos mintió también a todos los afiliados de Galicia negando tener que ver con la dimisión del Coordinador), y esgrime en su escrito la publicación de la ONG Transparencia Internacional (TI), afirmando falsamente que esa ONG considera a UPyD como el partido más transparente de España. Esa es su interpretación interesada. La ONG TI publica dos tablas: en la primera UPyD queda en primer lugar, pero esa tabla se confecciona con datos publicados en la propia Web de cada partido político (podrían ser datos inventados) y es sobre asuntos económicos (y ni Francisco Sosa Wagner ni nadie está acusando a UPyD de robar o de no tener las cuentas claras, sino de ser autoritarios). La segunda tabla de la ONG TI es específica sobre medidas anticorrupción, y en ella los partidos más transparentes resultan ser Ciudadanos y Esquerra (con 12 puntos) quedando UPyD en tercer lugar, con 11 puntos, empatado con IU.
Pedro Larrauri. Ex coordinador y candidato de UPyD en Vigo.

Referencias:
16.000 ex afiliados de UPyD damos fe del autoritarismo de Rosa Díez y de sus cómplices.
El caso Cataluña: UPyD disuelve autoritariamente el CT catalán para que no debatan sobre pactos con C´s.
El caso Galicia: J. L. Fabo y Elvira García presionan al Coordinador Andrés Mosquera hasta que éste se harta y se va, y entonces nombran a sus amigos para llevar la Gestora.
Caso del afiliado de Vitoria que fue despedido de su trabajo (asesor en el Parlamento Vasco de Gorka Maneiro, que fue cómplice de este vergonzoso acto de autoritarismo) por pedir que la Gestora convocara la Asamblea que exigen los Estatutos.
Ven y cuentalo: los casos de las Gestoras de Madrid, Cataluña y Galicia.
La manipulación que UPyD hace del informe de Transparencia Internacional.
Análisis: La Corrupción de UPyD en 40 tesis...