domingo, 2 de julio de 2017

Una célula no puede ser pluricelular. El totalitarismo y la equívoca posverdad de Pablo Iglesias al hablar sobre la plurinacionalidad de España.

   Una nación no puede estar compuesta de naciones, igual que una célula no puede estar compuesta de células: una célula así dejaría de ser una célula y pasaría a ser un tejido pluricelular, varias células diferentes una de otra.
   Pablo Iglesias he declarado que "quien no entienda que España en plurinacional no entiende España". Pienso que está equivocado, que Iglesias no entiende (o no quiere entender) correctamente lo que es una nación. Pero además me resulta inaceptable que cualquier persona plantee que su criterio es la única verdad, y que desprecie a quienes no lo compartan (como hace Pablo Iglesias en su afirmación), considerándoles incompetentes o ignorantes. Y más si esa persona es un profesor universitario, y un político que presume de ser democrático, como es el líder de Podemos.
   El concepto jurídico y político de nación se puede definir como una comunidad culturalmente homogénea de personas que constituyen un Estado que es soberano. Es incompatible con la idea de nación que esté formada por dos o más naciones, pues solo una de ellas sería estado soberano..., o bien todas ellas serían naciones distintas.
   Por ejemplo, hablando lógica y racionalmente, si entendemos por "Dios" al ser más poderoso que existe, no podemos defender que pueda haber más de un Dios: pues si fueran dos, uno tendría que ser más poderoso que el otro, y sólo ése sería Dios.
   Y para entendernos todos,  tenemos que hablar de "Dios" o del concepto de "Nación" dejando claro si le damos a esas palabras su principal significado, u otro diferente..., en cuyo caso ya no estamos hablando de lo mismo.
   Quizá la clave es que a Pablo Iglesias (al igual que a Pedro Sánchez y a otros muchos políticos), la verdad ya no le importa, y pretende implantar la posverdad, con la irracionalidad y el caos que eso conlleva. Se ha definido la “posverdad” como las informaciones o aseveraciones que no se basan en hechos objetivos, sino que apelan a las emociones, creencias o deseos del público (Ver).
En el PSOE y en Podemos se creen que
los independentistas van a quedarse
tranquilos con un estado federal o
confederal. No aceptan otra solución
que no sea la independencia. Ver.
   En la silla correspondiente a España en la sede de la ONU (Organización de las Naciones Unidas) no se puede sentar más que una persona: no caben un representante español, otro catalán, otro vasco... Las naciones y las fronteras cambian, por medio de guerras o por pactos pacíficos entre pueblos y sus gobiernos. Pero en este momento Escocia no es una nación, ni Gibraltar, ni Hawai... Ni tampoco Cataluña. Las naciones de naciones no existen. Al menos no en el sentido propio y principal que otorga el lenguaje a esa palabra, nación, ni en el que entiende la ONU.
   Y en cualquier caso, la frase de Pablo Iglesias demuestra despotismo, cretinismo, y tendencia al totalitarismo. Podemos defiende algunas ideas que comparto y aplaudo, pero rechazo el populismo con el que pretende engañar y manejar a las masas para alcanzar el poder.
   Estoy seguro de que Pablo Iglesias y todos los demás políticos que siguen su línea en este tema son capaces de entender y aceptar estos sencillos argumentos, y que podrían aclararnos lo que quieren decir cuando hablan de nación y de plurinacionalidad... aunque quizá no les interesa aclarar nada, precisamente por su populismo, porque pretenden contentar a todos... Si fueran los políticos que necesitamos nos explicarían lo que consideran que es mejor para todos, y llamarían a las cosas por su nombre, sin mentir. Y sin despreciar a quienes no compartimos muchas de sus proclamas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario