miércoles, 10 de octubre de 2012

In memoriam: Marta García Viña, afiliada de UPyD de Vigo.

Poco después del mediodía sonó mi teléfono. Pude leer su nombre en la pantalla y me lancé: ¡Marta, qué alegría...! Pero me respondió Pablo, su marido. Tuve un amargo presentimiento y noté un escalofrío antes de que me lo dijera. Marta acababa de morir.
Persona maravillosa, afiliada convencida y activa, era miembro del Consejo Local de Vigo, y ocupó el puesto número 6 en la lista de las municipales del año pasado.
Siempre la recordaré tan jovial y entusiasta como el día que coincidimos repartiendo folletos de UPyD por el paseo del Calvario de Vigo, con su alegría perenne y contagiosa (a pesar de que ya estaba luchando contra el cáncer).
Andrés me ha comentado que recuerda su imagen como Apoderada de UPyD en las últimas elecciones, acompañada de su padre, en el colegio Hogar de Vigo, luciendo un aspecto magnífico, con pelo y con su sonrisa permanente. Los testimonios son unánimes: a todos nos impresionó su entereza y ánimo.
Era también gozoso ver el orgullo con que hablaba de Rosa Díez y del partido, y cómo aprovechaba cualquier oportunidad para hacer campaña: una vez me contó que habían estado comiendo con varios matrimonios en Santiago, y que la conversación se había centrado en UPyD: y al final todos sus amigos le habían manifestado su simpatía y su predisposición a votarnos.
Los últimos meses, mermada su salud, tuvo que reducir su dedicación, pero se ofrecía siempre a colaborar en lo que pudiera, a hacer ficheros y a llevar correspondencia. El mes pasado todavía tuvo fuerzas para reclamar que se rectificaran unas medidas que ella consideraba injustas, y se negó a aprovecharse de su enfermedad para pedir un trato de favor, manifestando que lo que ella quería era "que las cosas se hagan bien por y para todos".
Los sentimientos de todos los miembros de esta pequeña familia de UPyD de Vigo se unen ahora a los de su familia y seres cercanos; no queremos que nos atenace la tristeza, sino que brindamos con la misma alegría que Marta personificó por la vida, y celebramos haber compartido con ella pequeños retazos de vida y grandes ideales.
Cuando pasen los años les contaremos a sus dos hijos, aún pequeños, cómo su madre lucho con una valentía ejemplar por la vida, y por conseguir para todos, pero especialmente para ellos, un mundo mejor en el que disfrutar, una sociedad más libre y más justa. Por ello seguiremos trabajando con ella siempre.
Marta en la Sede de Vigo, sentada a la derecha.
 

7 comentarios:

  1. "Era también gozoso ver el orgullo con que hablaba de Rosa Díez"

    Pois Rosa Díez non fala dos galegos con ningún orgullo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque el anterior comentario no deja de parecerme una falta de educación de una persona con poca o nula sensibilidad, lo dejo recordando las muchas veces que a Marta o a los demás nos dijeron cosas similares, marta reaccionaba con su sonrisa habitual diciendo ¡no es verdad, eso es una manipulación!
      Ya estamos un poco hartos del uso maquiavélico de la frase con la que Rosa criticó a Zapatero, empleando la palabra gallego para dar a entender que ZP no se definía claramente. Ni insultó a los gallegos ni habló mal de nosotros, pero hay gente que no sabe qué argumentar y solo sabe repetir tópicos falsos e injustos. Es lo que hay. Es una pena.

      Eliminar
  2. Sabía que estaba muy mal, pero confiaba en no tener que oír nunca esa noticia.
    Una de las mejores cosas de unirme a UPyD fue conocer a Marta.
    Siento no haber estado ayer en el entierro. Desde aquí, compañeros, me uno a vuestro dolor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Patricia. Fuimos unos cuantos al Tanatorio, y nos sentimos todos unidos.

      Eliminar
  3. Me uno a vuestro sentimiento por Marta. José Carlos RL

    ResponderEliminar
  4. Gracias Pedro por resumir lo que sentimos por ella todos los que la conocimos . También la recuerdo es estado de 5 ó 6 meses haciendo campaña electoral ( 2009) en las puertas del Corte Inglés de Vigo.

    ResponderEliminar
  5. Gran amiga estudiando juntas en Madrid. Aun de vez en cuando y despues de tantos años sin saber la una de la otra hablamos de ella y de Pablo y de las risas q nos haciamos y de las dificultades q juntos pasamos. Seguiras en mi memoria

    ResponderEliminar