viernes, 17 de mayo de 2013

Rosalía de Castro denuncia violencia de género.

Hoy estamos de celebración: 150 años de la publicación en Vigo de Cantares Gallegos.
Para los interesados en profundizar, ahí van una serie de referencias y comentarios, en negro, siguiendo el texto publicado (en rojo). Agradeceré aportaciones y críticas, sobre los datos o sobre mis interpretaciones, para dar más luz a este apasionante tema. Gracias.

¿Es el teléfono 016, para denunciar los malos tratos? Buenos días. Lo mío empezó antes de que yo naciera, pues mi padre fue el párroco de Padrón, que se aprovechó de mi madre haciéndola desgraciada para toda la vida.
El padre de Rosalía no era cura de Santiago, sino de Padrón. En la partida de defunción del Presbítero José Martínez y Biojo, fechada el 14 de diciembre de 1871, se especifica que sirvió con laudable celo en la parroquia de Santa María la Mayor de Iria Flavia (Padrón), “diez años de clérigo de menores, y cuarenta y dos años más, hasta la fecha, como capellán fabriquero”. Mantuvo por tanto su actividad pastoral en Padrón (donde vivía la madre de Rosalía y su familia), durante 51 años, desde 1819 hasta su muerte, ocurrida el 13 de diciembre de 1871. Y Rosalía nació en 1837. (Carballo Calero 1979 – III, p. 34, nota 10).
El origen de Rosalía, y el hecho de que los primeros años de su vida tampoco su madre se ocupó de ella, marcó toda su vida.
Siendo adolescente empecé a sentir el desprecio de los demás por ser hija de soltera e hija del cura; y descubrí la dura realidad de la sociedad machista en la que me había tocado vivir. Quise canalizar mi melancolía en actividades artísticas y culturales, pero fui discriminada: aquello me llevó a la soledad y a la tristeza, y empezaron a llamarme "la loca".
Diversos autores han subrayado la transformación repentina del temperamento de Rosalía durante su adolescencia.
Su carácter infantil y alegre, que refleja por ejemplo en su artículo “Padrón y las inundaciones” (publicado en 1881, donde dice “hemos vuelto una vez más a refugiarnos en la casa solariega, en donde vimos deslizarse tantos alegres días de nuestra infancia y alegre juventud”) se torna aislado y triste.
Sabemos que Rosalía participó como actriz en alguna obra de teatro en Santiago, cuando tenía 15 años. Por esos años Rosalía llegó a ser amiga de Pondal y de Aguirre y hay constancia de un viaje a Finisterre que hicieron juntos, al que también fue la hermana de Pondal (que murió al regreso de ese viaje): la autora Catherine Davis especula que Rosalía quiso participar en las actividades culturales de Santiago, organizadas por Pondal y Aguirre, especialmente en el histórico Banquete de Conxo; pero probablemente no le dejaron participar por ser mujer (no hay constancia de la participación de mujeres en ese acto, y Rosalía no lo menciona nunca). Recordemos que Eduardo Pondal ha sido acusado de machista por varios autores, como por María Xosé Queizán, que escribió un libro sobre el tema: “Misoxinia e racismo na poesía de Pondal” (Laiovento, 1998), y afirma esa autora: "No Rexurdimento e nas primeiras décadas do século XX escribíronse parte das páxinas que mellor reflicten os prexuízos androcéntricos". El machismo de Murguía queda de manifiesto cuando escribe que Rosalía "ha nacido para ser algo más que una mujer" (La Flor, Poesías de la señorita doña Rosalía de Castro". La Iberia, 1857)
Xavier Castro dice en su trabajo “Problemática da orfandade na obra de Rosalía de Castro” que la amargura provocada por el “infame pecado” de su origen parece inspirar varios poemas dramáticos de la autora. (Actas Congreso Rosalía, 1985, p. 89).
En La Hija del Mar, obra con gran carga autobiográfica que narra las desgracias de una madre y su hija, escribe Rosalía: "Aquellos éxtasis eran largos..., los campesinos que iban al molino o a labrar sus tierras y que me dirigían la palabra al pasar murmuraban de mí al ver que no contestaba a sus preguntas, y me llamaban la loca... ¡La loca!..., ¿lo oyes bien, hija mía?"
No podía resignarme a aquel mundo feudal donde los hombres solo permitían a las mujeres ser sumisas esposas, condenándolas a permanecer siempre en el hogar y a merced de la voluntad del marido. Por eso, cuando cumplí 19 años decidí luchar contra el destino y me escapé a Madrid con mi tía y una cuñada. Quise formarme y convertirme en escritora: pero también sufrí el rechazo de los círculos culturales restringidos a los varones.
Rosalía escribe en La Hija del Mar: “¡Oh, Señor de Justicia, brazo del débil y del pobre! ¿Por qué no te alzas contra el rico y el poderosos que así oprimen a la mujer, que la cargan de grillos mucho más pesados que los de los calabozos, y que ni aún la dejan quejarse en su desgracia? Infelices criaturas, seres desheredados que moráis en las desoladas montañas de mi país, mujeres hermosas y desdichadas que no conocéis más vida que la servidumbre , abandonad vuestras cumbres queridas en donde se conservan perennes los usos del feudalismo, huid de esos groseros tiranos y venid aquí en donde la mujer no es menos esclava, pero en donde se le concede siquiera el derecho del pudor y de las lágrimas”. Se entiende que las “montañas de mi país” es Galicia, y “venid aquí” es a Madrid, donde Rosalía se fue, huyendo del desprecio, de la presión social y machista. Rosalía escribió La Hija del Mar en Madrid y la mandó publicar después, ya en Galicia, en 1859, sin el consentimiento de su marido (de hecho Murguía nunca hizo críticas ni hace mención a esta obra, que le dedicó Rosalía -con un comentario irónico que sólo él entendería-, en la que se ve reflejado y criticado). En el prólogo que hizo Rosalía de esa novela dejó escrito: “Porque todavía no les es permitido a las mujeres escribir lo que sienten y lo que saben” (C. Ruiz Silva, reflexiones sobre la Hija del Mar, en Actas Congreso Rosalía 1985, I; pg. 368).
Y en mi desesperación me pasó lo que había jurado que no me ocurriría nunca: perdí la cabeza ante los halagos de un crítico literario, también gallego, que me dejó embarazada. Tras muchos esfuerzos y presiones conseguí que se casara conmigo, porque no estaba dispuesta a seguir viva sufriendo el calvario que tuvo que pasar mi madre, ni a que el hijo que llevaba en mis entrañas sufriera lo mismo que yo: pero Manuel, que así se llamaba la persona que se convirtió en mi esposo, no accedió a que mi madre viniera a la boda, ni a volver a Galicia hasta después del enlace, donde ya nació mi hija. Mi vida con mi marido fue un continuo sufrimiento: como dejé escrito, siempre le tuve más respeto que amor. Manuel pasaba largas temporadas fuera de casa, y por pudor y decencia evitamos que trascendieran sus infidelidades.
De la carta de Rosalía a su marido Manuel Murguía a comienzos de 1862 (sin fecha concreta): Tras recriminarle que no recibe cartas de él, escribe: “Pero no reñiremos por eso, cuando tan desdichados somos ya”. Y más adelante añade: “… nuestras circunstancias malditas cien veces”.
“Rosalía levaba dous meses embarazada cuando casou con Murguía”, afirma Agustín Sixto Seco (Achegamento médico antropolóxico a Rosalía. Actas Congreso 1885, P61). La boda fue el 10.10.1858, celebrada a toda prisa y sin presencia de invitados, y Alejandra nació el 12.5.1859. Tras su boda, Rosalía no volvió a tener más embarazos en diez años. Sixto Seco se pregunta: "¿por qué ese silencio de dez anos? ¿Non será a súa una voluntaria actitude de negación sexual, en forma de reproche ó seu home, é isto non explicaría a socorrida sona de mullereiro de D. Manuel, con infidelidades arreo? (Ibidem).
Kessel Swartz publica en 1972 un agudo retrato sicológico donde afirma que la ira que Rosalía siente contra su madre es convertida por su propia conciencia en idealización desmesurada, y entonces esa ira se vuelve contra sí misma, produciendo su característico estado de depresión (Actas Congreso: Rosalía e o seu tempo, 1985, tomo I, pg 69). Rosalía escribe en Follas Novas: “Caín tan baixo, tan baixo…” Mayoral interpreta ese verso como un hondo sentimiento de vergüenza de Rosalía por lo que le había pasado (Ibidem, nota 14).
Como historiador y escritor se convirtió en líder intelectual del llamado Rexurdimento, y me utilizó para sus fines políticos: me robó unas poesías que yo había escrito para desahogarme, y las publicó en Vigo sin mi permiso: eso fue el año 63, hace ahora siglo y medio. En vista del éxito, me usó como referente de su movimiento galleguista, y me exigió escribir más. Le acompañé una temporada a Madrid, en donde mis escritos me proporcionaron un poco de dinero. Pero por ser mujer no me pagaban mucho ni bien, y a veces ni lo hacían: el propio Bécquer murió en diciembre de 1870 sin pagarme lo acordado por un artículo que le había enviado para la Ilustración Española.
En el prólogo a la biografía de Murguía (Xerais, 2000) escribe Francisco Fernández del Riego que Murguía entregó la primera parte de Cantares Gallegos a la imprenta "sen o coñecemento da autora"; y añade que Rosalía "viuse obrigada a seguir escribindo a medida que nas caixas demandaban orixinal".
Martínez Barbeito relata en su obra el episodio de Bécquer, y cuenta que oyó el relato de labios de Alejandra Murguía, la hija de Rosalía, a quien su madre envió dos veces a casa de Bécquer a cobrar lo debido por un artículo publicado en la Ilustración Española (A. López, A. Pociña: Rosalía de Castro - Documentación, vol I, pag 46).
Regresamos a Galicia y seguí escribiendo, aunque mi costumbre de decir las cosas claras me ocasionó problemas: un día un grupo de 200 seminaristas de Lugo apedrearon la imprenta que publicaba el Almanaque de Galicia por aceptar una colaboración mía en la que criticaba la hipocresía de algunos religiosos.
Publicado en El Contemporáneo (Madrid) el 30 de agosto de 1864: “Lugo: Los seminaristas enviaron el siguiente aviso al Director de el ALMANAQUE GALLEGO: O doña Rosalía de Castro deja de colaborar o le romperemos la cristales; efectivamente, ayer se presentaron 200 seminaristas sante el periódico y cumplieron lo prometido: destrozaron el local”. El escrito en cuestión e Rosalía se titulaba “El Codio”, que no se ha conservado. 
Quisieron amedrentarme, pero no me amilané y seguí escribiendo. Mi fama iba creciendo; pero los amigos de mi marido empezaron a criticarme, diciendo que todo lo bueno que yo publicaba me lo escribía el: no concebían que una mujer pudiera desarrollar una actividad intelectual.
En Las Literatas, Carta a Eduarda, Rosalía escribe: “Por lo que a mí respecta, se dice muy corrientemente que mi marido trabaja sin cesar para hacerme inmortal. Versos, prosa, bueno o malo, todo es suyo; pero, sobre todo, lo que les parece menos malo y no hay principiante de poeta ni hombre sesudo que no lo afirme”. Y otros párrafos de Rosalía dicen: Tú no sabes lo que es ser escritora; ¡qué continuo tormento!; Sobre todo los que escriben y se tienen por graciosos, no dejan pasar nunca la ocasión de decirte que las mujeres deben dejar la pluma y repasar los calcetines de sus maridos, si lo tienen, y si no, aunque sean los del criado. Pero es el caso, Eduarda, que los hombres miran a las literatas peor que mirarían al diablo, y éste es un nuevo escollo que debes temer tú que no tienes dote, únicamente alguno de verdadero talento pudiera, estimándote en lo que vales, despreciar necias y aun erradas preocupaciones; pero… ¡ay de ti entonces!, ya nada de cuanto escribes es tuyo, se acabó tu numen, tu marido es el que escribe y tú la que firmas.
Y un día que publiqué en El Imparcial de Madrid un artículo relatando la inaceptable y machista costumbre llamada "prostitución hospitalaria", que todavía perduraba entonces en algunos lugares de la costa gallega, y que consiste en que los hombres ofrecían a los marineros que acogían en sus casas el regalo de pasar la noche manteniendo trato carnal con sus esposas o hijas, aquellos "rexionalistas" se lanzaron contra mi diciendo que yo quería desprestigiar a Galicia difundiendo mentiras. Me indigné, pero no pude hacer nada contra ellos, porque no tuve el apoyo de Manuel ni de nadie.
Publicado en Los Lunes del Imparcial, “Costumbres gallegas”, 4 de abril de 1881. (Ver texto de la carta que Rosalía envió a Murguía el 26.6.1881, reproducido más abajo).
Cuando se produjo mi fallecimiento, mi marido destruyó algunas de mis cartas, y varios artículos y obras que yo había conservado para que se publicaran, como la historia de mi abuelo José Castro. Incluso después de muerta seguí sufriendo agravios de aquellos hombres, que manipularon mi memoria y modificaron partes de mis obras (borrando párrafos feministas, o críticas a la Universidad de Compostela); también se aficionaron a cambiar la ortografía de las obras que escribí en gallego, para publicarlas en un gallego oficial y frío que no era el que se hablaba antes ni ahora: ya no son mis palabras sino las suyas.
Se ha dicho que fue Rosalía quien ordenó destruir las obras que guardaba, pero no está demostrado que diera nunca esa orden, y no parece lógico que lo hiciera, sobre todo cuando se había anunciado la publicación de varias obras (Diccionario de Escritores Gallegos, Murguía 1862:149), incluyendo la "Historia de mi abuelo", que fueron destruidas; a la vista de otros comportamientos de su Marido se puede pensar que destruyó las obras de Rosalía que no le gustaban o no venían bien a sus propósitos políticos, según su propio interés. En la biografía de Murguía escrita por X.L. Axeitos y X.R. Barreiro (Xerais, 2000) se dice de él: "como consecuencia a súa historia selecciona a información (podería pensarse que interesada ou sectariamente), prescindindo de todos aqueles datos pouco expresivos ou irrelevantes para o seu obxectivo principal: nacemento e evolución da nacionalidade galega".

Algunos estudiosos afirman que Murguía quemó muchas cartas de Rosalía voluntaria e interesadamente: ver.
Cantares gallegos fue publicado, hace hoy 150 años en Vigo, incluyendo al final un Glosario de términos gallegos con su traducción al castellano. Esa fue la voluntad de Rosalía, y me parece mucho más apropiada esa manera de proceder (conservar íntegra la ortografía de Rosalía) que la que hacen algunos reeditores de su obra. Es como si al reeditar El Quijote se escribiera “no hace mucho tiempo que vivía…” en vez de “no ha mucho tiempo que vivía” como escribió Cervantes. Murguía le encargó hacer ese glosario al editor Juan Compañel, quien se lo envió a don Juan Manuel Pintos para que lo revisara (Filgueira Valverde en AAVV 1975-IX, p.24).
En la obra en prosa de Rosalía Flavio (1861) aparecían los siguientes párrafos despreciativos hacia la Universidad de Compostela, que Murguía suprimió: “… Pues mi inteligencia no crecería más con haber penetrado como muchos en la gran universidad compostelana. Infinitos conozco que han oído allí en vano por largos años pomposos discursos, saliendo tan torpes al fin de su carrera literaria como si jamás hubiese llegado hasta ellos una sola palabra de ciencia” (Mauro Armiño, Edición de Obras Completas de Rosalía de Castro, vol 3, AkaL, Madrid, 1981, p.7). Murguía también modificó la segunda edición de En las orillas del Sar, la última obra de Rosalía, eliminando párrafos que consideró inadecuados. El trabajo de Diego Pardo explica muy bien las manipulaciones que hizo Murguía sobre la vida y la obra de Rosalía (Ver).
Y como colofón, sufrí el infamante secuestro de mi cuerpo: porque yo había sido enterrada en el cementerio de Iria, en Padrón, donde había pedido expresamente descansar para siempre; pero seis años después de mi óbito aquel grupo de regionalistas, con mi marido al frente, perpetraron la exhumación y me trasladaron a un mausoleo que habían hecho para mí en Santiago, convirtiéndome contra mi voluntad en musa y objeto de culto de su ideología, a pesar de que yo había renegado de ellos y había dejado de escribir en gallego como respuesta a su inquina.
Carta de Rosalía a Manuel Murguía fechada en Lestrove (Padrón) el 26 de junio de 1881 (Publicada por Naya Pérez en 1953), como reacción ante las críticas de sus amigos: “me extraña que insistas todavía en que escriba un nuevo tomo de versos en gallego”; “Ni por nueve mil reales volveré a escribir nada en nuestro dialecto, ni acaso a ocuparme de nada que a nuestro país concierna”; “Se atreven a decir que es fuerza que me rehabilita ante Galicia”; “¿Qué algarada ha sido esa que en contra mía han levantado?”; “Ya que tan dañada intención han encontrado en lo que narré…”; “Hazle presente al Editor de mi resolución de no volver a coger la pluma para nada que pertenezca a este país, y menos para escribir en gallego”.
Este episodio de la vida de Rosalía no ha sido muy aireado por los que la encumbran como icono de sus ideologías. Xesús Alonso Montero lo designó “la dimisión de Rosalía”. Encarna Alonso Vaquero en su trabajo “Madre Rosalía, ruega por nosotros” (publicado en Feminismo en 2010), analiza la construcción de su mito y sus relaciones con el nacionalismo gallego, y escribe que “con frecuencia se pasa por alto en esa construcción de su imagen mítica la cuestión del abandono de Rosalía del uso del gallego como lengua literaria” (Nota 16). En el resumen de su tesis se puede leer: "Rosalía de Castro ha sido a lo largo del tiempo un personaje sujeto a muchos intereses, lo que ha generado la construcción de una imagen mítica alrededor de su obra y de su propia biografía. Ha llegado a ser considerada símbolo nacional de Galicia, icono y origen de la literatura gallega desde la publicación en 1863 de Cantares gallegos".
Puede consultarse en este enlace el relato de la exhumación y traslación de los restos mortales de Rosalía desde Padrón a Santiago el 25 de mayo de 1891, promovida y llevada a cabo por la Asociación Rexionalista Galega. Manuel Murguía (que era co-director de esa Asociación, junto con Alfredo Brañas) no participó físicamente en el traslado, probablemente por la vergüenza y culpa que sentía de estar violando la voluntad de su mujer de reposar en el cementerio de Padrón.
Termina aquí mi denuncia. Gracias por atenderme. Sólo les ruego que hagan lo posible para que devuelvan mis restos mortales a mi querido cementerio de Padrón. ¡Quiero descansar en paz, sin que los hombres me impongan su voluntad! ¡Quiero ver el mar! Soy Rosalía Castro de Murguía: ¡por favor: ayúdenme!
Ningún biógrafo pone en duda la voluntad de Rosalía de ser enterrada en el cementerio Padronés de Adina (Iria Flavia), cantado en sus versos. En la crónica de su muerte, publicada en la Gaceta de Galicia el día siguiente (el 16 de julio de 1885), el cronista, presente junto con la familia en sus últimos momentos, especifica: “Dispone que se la entierre en Iria”, y relata que sus últimas palabras fueron dirigidas a su hija Alejandra: “Abre esa ventana que quiero ver el mar!”
Que Rosalía Castro tenía como lengua materna y habitual el castellano y que ese fue el idioma que usaba habitualmente, es algo que muchos defensores de una Galicia independiente de España niegan o desconocen, y así se le da a entender a los niños en nuestros colegios. Se considera que el discurso de Emilia Pardo Bazán en la velada celebrada en el Liceo de Artesanos de la Coruña el 2 de septiembre de 1885 para honrar la memoria de Rosalía Castro marca el comienzo de lo que se ha llamado la “santificación” de Rosalía, recogido en la publicación  “La Poesía regional gallega” (La Coruña 1888, recogido en “De mi tierra”, Xerais-Vigo 1984, pp.11-49). Podemos leer: “Subraya la autora el problema que se les plantea a los escritores gallegos del XIX, construir en gallego lo que pensaron en distinta lengua, cosa que puede explicar que la producción casi exclusiva del renacimiento literario escribe en poesías líricas”.
Hace unos años solicité por escrito a la Fundación Rosalía de Castro que devolvieran los restos mortales de Rosalía a Padrón: me contestaron que estudiarían mi propuesta, pero no me volvieron a escribir: lo deben estar pensando todavía...
Mausoleo en Bonaval (Santiago) donde ¿descansa? Rosalía.

13 comentarios:

  1. Un blog puede servir, como diario personal, abierto al público, en el que el autor va desgranando con alguna regularidad sus impresiones acerca de las cosas que ocurren o que le ocurren. Sus amigos pueden asomarse y complementar lo que dice con sus comentarios. Pasado el tiempo, el autor y sus amigos pueden recordar las cosas que sucedieron y cómo las vieron ellos. En este caso, sirve pues para consolidar y reforzar las relaciones personales, puesto que por escrito se ponen de manifiesto cosas que en el trato directo pueden pasar inadvertidas.
    Hay blogs mediante los cuales sus autores dan rienda suelta a su inventiva o a su sentido del humor, que antes de la aparición de este medio muchas veces no tenían más remedio que guardar para sí. Otros utilizan el blog para su promoción personal, lo cual está muy bien, puesto que muchas veces no hay otro cauce para ello. También se utilizan los blogs a modo de columnas de prensa, que suelen tener éxito, habida cuenta de que cada grupo periodístico mantiene una línea editorial muy definida y con los lindes marcados y a los lectores les vienen bien los aires de libertad. Los hay que los utilizan para contar sus viajes, los libros que han leído o las películas que han visto. En mi caso, me ha servido para hacer amigos. He conocido gente con la que no hubiera entrado en contacto jamás, si no llega a ser por el blog.

    ¿Se da usted cuenta de lo que le está ocurriendo al suyo con las opiniones expresadas?

    ResponderEliminar
  2. Hola estimado Anónimo, y gracias por tu comentario.
    Respondo a tu pregunta final: pues no, no me doy cuenta, no sé lo que quieres decir, no capto lo que tú interpretas que le está ocurriendo a mi Blog. Lo siento si eso te defrauda: ya me dirás (si quieres).
    Los objetivos de esta actividad (escribir el Blog), que empecé hace 2 años siendo ya afiliado y coordinador local de UPyD en Vigo, son (como tu apuntas) múltiples, diversos y analizables, y quizá hasta variables y desconocidos: inetiquetables.
    Al escribir este Blog profundizo en temas que me interesan (y que pienso que pueden interesar a otros) y reflexiono, y lo pongo por escrito (lo cual me ayuda a tener opiniones más fundadas y a pulir su expresión); aporto y comparto datos, ideas y propuestas (la mayoría de cariz político, muchas del entorno de UPyD, pero sin exclusividad, porque este es un Blog personal y no oficial), y en general intento que los que puedan leerlo encuentren nuevos datos, ideas y motivos que les puedan ser útiles para su reflexión y crecimiento personal, e incluso que les puedan llevar a cambiar (aunque sólo sea un poquito, ya sé que es difícil) su postura ante diversos problemas, y a modificar sus decisiones teóricas y prácticas. También me sirven mucho (conozco, reflexiono, aprendo y a veces también cambio) las opiniones que aportan los comentaristas del Blog y las que me transmiten por otras vías amigos que las leen. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. "Como historiador y escritor se convirtió en líder intelectual del llamado Rexurdimento, y me utilizó para sus fines políticos"
    Lo escribe quien utiliza a una persona fallecida, en primera persona figurada, para atribuirle su propio e interés ideologíco, con unas interpretaciones, más que atrevidas, fantasiosamente obscenas(vista la carta y los argumentos en los que se funda).
    "¿Es el teléfono 016, para denunciar los malos tratos? Buenos días. Lo mío empezó antes de que yo naciera, pues mi padre fue el párroco de Padrón, que se aprovechó de mi madre haciéndola desgraciada para toda la vida." "¡Quiero descansar en paz, sin que los hombres me impongan su voluntad! ¡Quiero ver el mar! Soy Rosalía Castro de Murguía: ¡por favor: ayúdenme!"
    Esta original "carta desde el mas allá al director" publicada en el Faro de Vigo, otra prueba más de la gran indecencia que atesoran estos prometedores políticos de UPyD.

    ResponderEliminar
  4. Hola Alan, gracias por expresar tu opinión, siento que no te parezca aceptable o no entiendas un ensayo figurativo como el que he escrito, como tu muy bien dices en primera persona figurada: pero es algo bastante habitual, y no había visto a nadie que rechazara ese género literario como tu.
    Que Manuel Murguía fue líder del Rexurdimento Galego es innegable, y que utilizara la figura de Rosalía para sus fines políticos es algo que afirman la gran mayoría de los biógrafos del matrimonio.
    Creo que no eres nada objetivo cuando calificas mis interpretaciones de la vida de Rosalía como de atrevidas y fantasiosamente obscenas. ¿Podrías aportar algún dato que apoye tu hipótesis, que demuestre que mis interpretaciones están alejadas de la realidad y han sido inventadas? (sobre el calificativo de obsceno, deduzco que no sabes el significado de esa palabra).
    Te agradezco que aceptes que mi ensayo es original, pero te confieso que la mayoría de las interpretaciones que expongo, si no todas, ya habían sido hechas, y lo más original, creo, es juntarlas todas y darles eta forma surrealista de protesta al 016 de Rosalía, que no es a favor de ningún partido politico (no sé por qué metes a UPyD en esto) sino en contra de las discriminaciones, ataques, etc. que nuestra amada Rosalía sufrió.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Por cierto: aclaro a Alan y a los demás lectores que envié el artículo a Faro de Vigo firmando sólo como Profesor de la Universidad de Vigo, pero ellos añadieron mi cargo de Coordinador de UPyD (quizá por la fuerza de la costumbre). Lógicamente UPyD no tiene que ver con mis ideas literarias ni con mis interpretaciones de la vida de Rosalía, y el rechazo a la manipulación nacionalista y al incumplimiento de la última voluntad de la Escritora es algo que pienso comparten miles de gallegos y de personas que no tienen nada que ver con UPyD. No por ser afiliado o cargo de un partido pierdo mi derecho a expresar mis ideas en los foros públicos y a luchar por causas que considero justas, independientemente de que UPyD nunca haya dicho nada sobre el particular.
    - .
    - De nada.

    ResponderEliminar
  6. También me encanta su solidaridad y empatía, ejemplar como Profesor de la Universidad de Vigo, político de UPyD, médico, esposo y padre(¿alguna niña?), con la violencia de género

    ResponderEliminar
  7. Un poco contradictorio que denuncie "manipulación nacionalista" baseándose(fantaseando obscenamente) en estudios sobre Rosalía de Castro, de autores nacionalistas gallegos(algo que oculta al público o finge ignorar). Estos autores son prueba de su independencia y decencia intelectual, como conclusión a su faceta de literato espiritista en el Faro de Vigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario aunque no acabo de ver donde está la contradicción. Me he basado en los escritos originales de la autora, en los Documentos del Congreso sobre Rosalía del 1985, y en publicaciones de expertos gallegos y no gallegos: esto no es una tesis, ni cito todas las referencias utilizadas, sino que es un ensayo literario y crítico, y si algún dato se puede corregir, le agradeceré información al respecto. Por cierto, los autores nacionalistas no suelen ser nada objetivos ni imparciales, y muchas veces ellos mismos lo reconocen. Sobre la falta de objetividad histórica de Manuel Murguía y su mezcla de mitos y leyendas con datos más o menos contrastados, nadie tiene ninguna duda, aunque algunos nacionalistas siguen considerando su Historia de Galicia un libro sagrado e infalible.

      Eliminar
  8. Soy asturiana y de origen gallego(padre emigrante a esta tierra) me gusta saber de Rosalía de Castro y la admiro, porque en aquellos tiempos ser hija de soltera y además su progenitor sacerdote, ¡para que queremos más¡ menudo con lo que ha luchado esta mujer en aquellos tiempos y qué con qué cosas tan bellas nos ha regalado, un ejemplo a seguir. Una pregunta por favor, las siglas UP Y D ¿sois de la misma opción que la asturiana? yo los he votado, me gustaba su programa y el chico que estaba de candidato una persona maravillosa que ha estudiado en el mismo Colegio de mi hijo, pues os felicito sois los mejores. Viva Galicia y Asturias. UN BIQUIÑO.

    ResponderEliminar
  9. Hola Matilde. Perdona el larguísimo lapso entre tu comentario - pregunta y esta respuesta. Lo dejé para mejor momento y quedó en el limbo... hasta hoy.
    Respondo a tu pregunta: Sí, UPyD, Unión Progreso y Democracia, es el mismo partido en Asturias y en Galicia y en el resto de España. Supongo que te refieres a Nacho Prendes, abogado y líder del partido de Rosa Díez en Asturias. Me alegra que tengas buen concepto de él. Es un buen político y ha tenido detalles que le ennoblecen (como defender a Sosa Wagner cuando fue atacado por Rosa y sus amigos de la cúpula de UPyD, y como irse del Consejo de Dirección en señan de protesta... Lo he contado en mi Blog: http://pedrolarrauricandidatoupydvigo.blogspot.com.es/2015/01/aumenta-la-crisis-en-upyd-nacho-prendes.html

    ResponderEliminar
  10. Por cierto, para Matilde y para todos: aunque ya dejé claro que UPyD no tiene nada que ver con este artículo, anoto aquí para los que no lo sepan (se lo imaginarán al ver los nuevos encabezamientos del Blog) que el año 2013 fui expedientado por UPyD y el año 2014 expulsado. Y la causa fue que denuncié comportamientos irregulares, incumplimientos de los estatutos, abusos y enchufismio de los dirigentes del partido,... Ahora estoy convencido de que UPyD en este momento (y si no cambia mucho lo seguirá siendo) es un peligro para la salud democrática de nuestro País.
    Si a alguien le gustán las ideas de UPyD (como a mí) y es una persona digna y cree en la democracia, debe buscarse otras personas que las promuevan y defiendan, distintas de los despóticos y falsos dirigentes que actualmente han secuestrado y manipulado el partido en el que yo estuve durante 4 años. El fin no justifica los medios.
    Me produce una sonrisa la ocurrencia de que también Rosalía creyó en el Rexurdimento pero llegó un momento en que se convención de que sus dirigentes no eran buenas personas...
    Iso é o que hai. Boas noites.

    ResponderEliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar